Despliega el menú
Nacional

juicio del procés

Mas afirma que el Govern rehusó protestas "permanentes" para evitar violencia

Ha negado con contundencia que se plantearan en algún momento "tomar el control" de los Mossos.

El expresidente de la Generalitat, Artur Mas.
El expresidente de la Generalitat, Artur Mas.
Efe

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha asegurado este miércoles que el Govern rehusó un "escenario" de movilizaciones permanentes en las calles de Cataluña tras el 1-O, por el "riesgo que eso podía comportar de violencia" después de la intervención policial para impedir el referéndum.

En su declaración como testigo en el juicio del 'procés', Mas ha afirmado que en todo momento por parte de los responsables políticos de Cataluña "era orillado cualquier escenario en el que se pudiera producir algo de violencia" y ha negado con contundencia que el Govern se planteara en algún momento "tomar el control" de los Mossos.

Según ha detallado Mas, en un proceso "con la intensidad de Cataluña, con movilizaciones enormes durante muchos años y una implicación muy activa de la sociedad civil, llegan muchas ideas a las mesas de los dirigentes", entre ellas que la presencia de la gente en las calles pasara de "esporádica" a "permanente".

No obstante, ha aclarado, siempre que esa hipótesis se planteaba, los responsables políticos de Cataluña "rehusaban ese escenario por el riesgo que eso podía comportar de violencia después de la experiencia del 1-O".

Respecto a si el Govern se planteó el control de infraestructuras críticas en Cataluña para lograr la independencia, Artur Mas ha admitido que "había opiniones en ese sentido por parte de gente que libremente comunicaba sus ideas", pero las personas que "tomaban las decisiones en ningún momento" barajaron esa posibilidad.

En relación con el papel de la policía catalana en el 1-O, el expresidente catalán ha insistido en que escuchó en varias ocasiones al entonces conseller Joaquim Forn "lo que es evidente, que las operaciones de los Mossos en Cataluña tienen una ejecución desde el punto de vista estrictamente profesional".

Un ejemplo de que la actuación de los Mossos se rigió siempre con criterios profesionales es, según Mas, que en las ruedas de prensa sobre los atentados del 17A el que comparecía era el entonces mayor Josep Lluís Trapero, junto al exconseller Forn, porque "era el que conocía el operativo y lo dirigía".

Preguntado por Xavier Melero, abogado de Forn, sobre si el enfrentamiento con las fuerzas de seguridad fue visto como una oportunidad para el 1-O, Mas ha confesado que se "equivocó" cuando pensó que el Gobierno iba a actuar ante ese referéndum igual que hizo con el 9N.

"El Estado tenía herramientas suficientes para, desde el punto de vista jurídico, desnaturalizar el referéndum a riesgo de que se celebrara y tuviera, como tuvo, un enorme impacto político. Pero no pensé que iban a hacer algo de forma tan poco inteligente que podía dar la vuelta al mundo", ha reflexionado el expresidente del Govern.

En opinión de Mas, esa era una "opción absolutamente innecesaria" y él avisó al Govern de que el Estado "no iba a ser tan poco inteligente como para hacer algo que iba a perjudicar su imagen en todo el mundo", ha reiterado.

Etiquetas
Comentarios