Despliega el menú
Nacional

Manuel Valls y la alcaldía de Barcelona

Por
  • Pilar Cernuda
ACTUALIZADA 24/09/2018 A LAS 05:00
El ex primer ministro francés Manuel Valls durante su visita de la pasada semana a Zaragoza.
El ex primer ministro francés Manuel Valls durante su visita de la pasada semana a Zaragoza.
Guillermo Mestre

Mañana martes, salvo sorpresas de última hora, que parece que no las va a haber, Manuel Valls anunciará su candidatura a la alcaldía de Barcelona. La sorpresa es que no lo hará como candidato de Ciudadanos, sino de una plataforma que él mismo ha calificado de centro izquierda y cuyo adversario será, principalmente, todo aquel que defienda la causa independentista.

En Ciudadanos, partido en el que estaban convencidos de que Valls sería candidato su candidato si finalmente optaba a la alcaldía de Barcelona, de primeras no ocultaron su decepción. Pero a continuación, señalaron que Valls contaría con su apoyo para que su plataforma fuera transversal y lo más amplia posible. José Manuel Villegas, número dos del partido naranja, sí daba alguna pista sobre la contrariedad con la que se vivía la situación, al declarar que Ciudadanos no tenía nada que ver con la organización del acto de Valls, sino que lo había preparado personalmente el interesado. Queda por despejar la incógnita de si Ciudadanos se conformará con ser parte de esa plataforma, renunciando a presentar una candidatura propia, como en principio parece que va a ser; aunque si Valls se escorara excesivamente a la izquierda -no hay que olvidar su biografía socialista- no es descartable que Ciudadanos decidiera en el último momento apartarse de la plataforma para no perder su identidad.

A pesar de la aceptación de los hechos, que a Ciudadanos se los han dado como cerrados, es innegable que la plataforma no era la idea que tenía Rivera, que lleva meses presentando a Valls como candidato de su partido. El ex primer ministro francés, sin embargo, nunca dijo que fuera de Ciudadanos, y en la infinidad de entrevistas que ha mantenido con personajes de la vida pública catalana y no catalana, sobre todo con empresarios -necesita financiación-, se presentó siempre como independiente. De hecho, las primeras invitaciones que recibió para participar en actos anti-independentistas, y que aceptó, no procedieron de Ciudadanos, sino de Sociedad Civil Catalana. La aproximación de Rivera se produjo cuando el líder de Cs vio la aceptación con la que eran acogidas las intervenciones de Valls en la Ciudad Condal, donde nació, aunque se considera francés, pues fue en el país vecino donde vivió desde que su padre se instaló en París. Sin embargo, nunca perdió la relación con Barcelona a lo largo de los años.

La decisión de Valls ha desconcertado en Francia, pero también en España. Preocupa a los partidos independentistas, aunque públicamente no lo reconocen: es indudable que tener como candidato a un ex primer ministro francés y exministro de Interior, de centro izquierda, con experiencia de gestión de gobierno central y municipal -ha sido alcalde de Ivry, una comuna parisina de 55.000 habitantes, durante ocho años- y al que podrían apoyar sin demasiados complejos tanto el PP como el PSC, si así se arrebatase la alcaldía a Ada Colau, no es una buena noticia para los secesionistas.

Etiquetas