Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

El encontronazo entre Torra y Morenés provoca una sacudida política

Las reacciones de distinto signo ponen en evidencia diferencias entre el Gobierno del PSOE y el PSC.

El presidente de la Generalitat en una rueda de prensa para periodistas españoles en la sede Acció
El presidente de la Generalitat, QuimTorra, en una rueda de prensa para periodistas españoles en la sede Acció
Lenin Nolly

El encontronazo que protagonizaron este miércoles por la noche en Washington el presidente catalán, Quim Torra, y el embajador de España en Estados Unidos, Pedro Morenés, está provocando una sacudida en la actualidad política, cuando está a punto de celebrarse la cita en la Moncloa entre el dirigente independentista y el presidente Pedro Sánchez.

Lo que inicialmente era una amable velada en la inauguración del Smitdsonian Folklife Festival, en el que Cataluña y Armenia son las dos culturas invitadas, derivó en un choque verbal entre el presidente catalán y el embajador español que acabó con el portazo de Quim Torra. 

Durante su intervención, en inglés, Torra no desaprovechó la ocasión para colar su habitual mensaje independentista: reclamó la libertad para quienes denominó "presos políticos", consideró "represión" el proceso judicial que se está siguiendo contra los acusados de rebelión y malversación de fondos públicos, y dijo que el expresident Carles Puigdemont, prófugo de la justicia, está "en el exilio".

A continuación tomó la palabra Pedro Morenés, quien replicó a Quim Torra negando que en España haya presos políticos. Su discurso indignó de tal manera al presidente catalán que abandonó la sala de forma airada con su comitiva cuando el embajador español todavía no había acabado de intervenir.

Acto seguido, el Gobierno de Torra emitió un comunicado criticando que el embajador le dejara por mentiroso: "No podemos tolerar el grado de insulto al que se ha llegado", ha resaltado, para a continuación reclamar su dimisión. También ha preguntado al PSOE, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al ministro de Exteriores, Josep Borrell, si comparten el discurso de Morenés: "De seis folios y que venía ya preparado para tildarnos de mentirosos y continuar falseando la historia de lo que sucede en Cataluña".

Catarata de reacciones

Las reacciones no se han hecho esperar. A la cabeza, la número dos del Gobierno español, Carmen Calvo, quien ha expresado su desacuerdo con Quim Torra.  Tras señalar que este tipo de situaciones "no convienen" ni a España ni a Cataluña, la vicepresidenta ha recalcado que "nadie y menos un cargo público puede hablar de presos políticos", porque en España ese tipo de presos "no existen" y eso "deteriora la imagen de una democracia garantista como la nuestra".

Aunque ha destacado que el de anoche era un "acto privado", ha advertido de que "cada uno tiene que saber los límites de sus comportamientos", al tiempo que ha recalcado que "en este país no hay presos políticos" y que "España es una democracia plena".

Sin embargo, para los socialistas catalanes lo "inaceptable" es el comportamiento del embajador de España. El diputado del PDeCAT en el Congreso, Jordi Xuclà, ha pedido por ello la comparecencia del ministro de Asuntos Exteriores y del propio Pedro Morenés para dar explicaciones. Xuclà ha acusado a Morenés de haber hecho "un discurso político de réplica a un cargo electo", en referencia a Torra, y ha asegurado que se trata de un "comportamiento inadecuado".

"Los embajadores están al servicio de los ciudadanos y de sus representantes electos, y no puede ser que un servidor público vaya a un acto con un discurso político", ha dicho, quien defiende que Morenés "sólo puede apoyar a Torra y no hacer un discurso de "contraprogramación política".

Sin embargo, desde el Gobierno de Sánchez, el propio ministro Borrell, ha salido este jueves en defensa del embajador de España en Estados Unidos al asegurar que no podía permanecer "impasible" ante los "ataques contra España" vertidos por el presidente de la Generalitat de Cataluña.

Borrell, de visita en Marruecos, respaldó a Morenés con rotundidad. "El embajador dijo lo que tenía que decir. Ningún embajador de España puede permanecer impasible ante los ataques que Torra dirigió a España y a su sistema político, hablando de presos políticos y de represión", afirmó el titular de Exteriores a los periodistas a su llegada a Rabat.

Según Borrell, Morenés "en ningún caso descalificó a nadie", sino que "simplemente explicó la realidad del sistema político y judicial" que hay en España.  Y  opinó que el incidente protagonizado por Torra "se venía venir" porque desde que Torra llegó a EE. UU. empezó a hacer "una serie de declaraciones públicas atacando muy duramente la calidad democrática de España, el funcionamiento de su sistema judicial y tachando a la diplomacia española de tenebrosa

Desde el PP, partido al que pertenece Morenés, su portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, ha destacado que el embajador español en Estados Unidos estuvo "en su sitio" al defender a España. Ha calificado de "desagradable" el incidente ocurrido en Washington y considera que así se demuestra lo que piensa hacer Torra tanto personalmente como a través de todas las "embajadas" que quiere desplegar con "su Diplocat, que consiste sencillamente en seguir sembrando la hispanofobia a lo largo y ancho del planeta".

También el presidente de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, ha asegurado este jueves que el embajador de España en Washington "hizo bien" al responder al presidente de la Generalitat de Cataluña. "Morenés hizo lo que tiene que hacer un embajador de España ante una imagen como la de ayer, que denota lo que ha pasado durante los últimos meses", afirmó Rivera en declaraciones a la prensa en Bruselas antes de participar en el evento previo a la Cumbre de la UE organizado por los liberales europeos.

El presidente de Ciudadanos denunció que "el golpismo separatista intenta manipular a la opinión pública internacional" frente a una posición de Estado "que puede ser muy mejorable, pero que hay que defender", a la vez que acusó al presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, de "guardar silencio" ante esta circunstancia.

En el extremo opuesto, el diputado de ERC Gabriel Rufián ha dicho en relación al encontronazo entre Torra y Morenés que "es lógico que un señor de la guerra diga lo que dijo y se comporte como se comportó".

"Es lamentable que un cargo tan importante como Morenés mienta de manera tan flagrante en un sitio tan importante", ha considerado Rufián en declaraciones a los periodistas en el Congreso.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión