Despliega el menú
Nacional

Los terroristas compraron cuatro cuchillos y un hacha en Cambrils horas antes del ataque

Los agentes encontraron el ticket de compra en una masía abandonada de Riudecanyes utilizada por los terroristas como guarida.

Agentes de los Mossos d'Esquadra examinan el vehículo Audi A3 donde iban los cinco terroristas, en el paseo marítimo de Cambrils.
Agentes de los Mossos d'Esquadra examinan el vehículo Audi A3 donde iban los cinco terroristas, en el paseo marítimo de Cambrils.
L. Llené/Afp

Los terroristas miembros de la célula yihadista que está detrás de los ataques de Cataluña compraron a las 21:30 del mismo día del atropello mortal de La Rambla cuatro cuchillos y un hacha en un comercio de Cambrils (Tarragona) donde horas después, ya en la madrugada del viernes, quisieron emplearlos para atacar a los viandantes si bien los Mossos d'Esquadra les redujeron y acabaron abatiendo a los cinco terroristas.

Así consta en el ticket de compra de dicho comercio que fue encontrado por los agentes en una masía abandonada de la localidad de Riudecanyes y que habría sido utilizada por los acusados como guarida, según precisa el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu en el auto en el que decreta prisión para dos de los cuatro detenidos.

En la inspección llevada a cabo por los agentes en el perímetro exterior de la masía se encontraron restos de una pequeña hoguera, el pasaporte y carnet de conducir de Mohamed Hichamy --uno de los cinco terroristas abatidos en Cambrils-- y el pasaporte de Younes  Abouyaaqoub, el conductor de la furgoneta que provocó el atropello mortal de La Rambla y que fue abatido este lunes por los Mossos en la localidad de Subirats.

"Dichos documentos estaban quemados parcialmente, pero se pudo determinar la titularidad de los mismos, puesto que en ellos se podían leer parcialmente los nombres y todos conservaban las fotografías de los titulares", relata el juez.

También se recogieron diversos comprobantes de compras, entre ellos los de las armas blancas que los cinco terroristas blandieron en el paseo marítimo de Cambrils tras intentar arrollar a los viandantes a bordo de un coche, unos hechos que ocurrieron pasada la una de la madrugada del día 17. Todos ellos murieron a disparos de los Mossos.

Estos comprobantes muestran además que una hora antes de comprar las armas en blancas en Cambrils, a las 20.30, una vez se había producido el atentado en Las Ramblas, adquirieron en Sant Carles de la Ràpita (Tarragona) 15 fundas de almohada y bridas para, "muy probablemente, contener los artefactos explosivos en su interior y listos para ser utilizados".

Otro comprobante muestra que los días 1 y 2 de agosto compraron "una ingente cantidad de acetona", al menos 500 litros, así como el material necesario para la confección de explosivos.

De todo ello, concluye el juez, "se desprenden indicios racionales de que el grupo investigado, en los días y horas previas a la explosión de la vivienda de Alcanar, compraron todo el material necesario para la confección de los artefactos explosivos y que, durante su manipulación a última hora del día 16 de agosto de 2017, se produjo la explosión que acabó con la vida, como mínimo, de dos de ellos y dejó herido a uno".

Hallados en la casa de Alcanar "gran cantidad de clavos" para usarlos como metralla

Los Mossos d'Escuadra encontraron en la casa que explotó en Alcanar (Tarragona) un día antes de los atentados de Barcelona y Cambrils "gran cantidad de clavos para ser utilizados como metralla", así como "gran cantidad de bombonas de butano, productos como acetona, agua oxigenada, bicarbonato" y "pulsadores para iniciar la explosión.

Así consta en el auto del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu en el que dicta prisión incondicional para dos de los detenidos por su presunta relación con la célula yihadista que atentó en Cataluña, Mohamed Houli y Driss Oukabir, deja en libertad con medidas cautelares a Mohamed Aalla y ordena que Salh el Karib permanezca en dependencias policiales mientras tiene lugar el registro del locutorio donde trabajaba.

Según el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4, la inspección policial y los objetos encontrados en la casa de Alcanar "dejaron patente que en aquel lugar se estaban confeccionando artefactos explosivos con la finalidad de cometer una acción terrorista de gran envergadura".

Etiquetas
Comentarios