Despliega el menú
Nacional

Miles de personas protestan en Cataluña en contra suspensión de la consulta soberanista

Los concentrados en varias ciudades entonaron gritos como '¡Votaremos!' y 'Queremos votar'.

Concentración en Barcelona
Miles de personas protestan en Cataluña en contra suspensión de la consulta soberanista
Efe

Miles de catalanes llenaron este martes las plazas de cientos de localidades de Cataluña como respuesta a la suspensión del referéndum independentista decretada por el Tribunal Constitucional. Ni la lluvia ni el jarro de agua fría del anuncio de la Generalitat de que paralizado la campaña de la consulta deslucieron las protestas convocadas por la Asamblea Nacional Catalana y Ómnium Cultural en las principales ciudades de Cataluña. Las plazas más emblemáticas de Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona, así como l'Hospitalet, Vic, Badalona, Tarrasa o Granollers, entre otras, se llenaron de independentistas.

Las concentraciones, que contaron con la asistencia de los líderes de CiU, Esquerra, Iniciativa y la CUP, dieron el pistoletazo de salida a la campaña unitaria que el independentismo llevará a cabo hasta el 9 de noviembre. Esta campaña ignorará la suspensión del Constitucional y tendrá como plato principal un gigantesco operativo puerta a puerta con el que la ANC quiere llegar a todos los hogares catalanes a través de 100.000 voluntarios para tratar de convencer a los indecisos y explicar a la ciudadanía cómo sería una hipotética Cataluña independiente.

La manifestación más numerosa, unas 5.000 personas, según la Guardia Urbana, se celebró en una abarrotada y lluviosa plaza Sant Jaume de Barcelona, donde la presidenta de la ANC, Carme Forcadell, afirmó que "ningún tribunal decidirá nuestro futuro y menos el Constitucional". "Esta campaña continuará hasta el 9-N", dijo. Entre gritos de "votaremos" o "desobediencia e independencia", las protestas sirvieron una vez más, como con la reciente Diada, para enviar un mensaje al Gobierno de Mariano Rajoy, en el sentido de que miles de catalanes no dejarán de salir a la calle hasta que consigan votar. También fue un toque de atención al Gobierno catalán, al que ya en la Diada le pidieron que no se arrugue. En esta ocasión, Forcadell reprochó a Artur Mas su decisión de paralizar la campaña institucional. 

"Imparable"

En la misma manifestación de Barcelona, la presidenta de Ómnium Cultural, Muriel Casals, aseguró que el proceso catalán es "imparable". "Esto no lo para ni la lluvia ni ningún tribunal", exclamó eufórica. "Ante una agresión a la democracia, la respuesta es más democracia", remató. 

El manifiesto de la protesta denunció además que la corte de garantías "muestra su total dependencia del Poder Ejecutivo y muestra el poco respeto que tiene por las reglas democráticas. Hoy ponemos en marcha la campaña política más importante de la UE: 100.000 voluntarios implicarán a toda la ciudanía para construir un país nuevo. El 9-N votaremos y ganaremos".

Los paraguas pusieron el color a una concentración, en la que se desplegó una gran pancarta con el lema "Un país pequeño que entre todos haremos muy grande". En la movilización de Barcelona, se dejaron ver representantes de todas las formaciones que impulsan el proceso, Josep Rull de CiU, Oriol Junqueras y Marta Rovira, de ERC, Joan Josep Nuet, de ICV-EuiA, o Quim Arrufat, de la CUP), además de las consejeras de Educación, Irene Rigau, y Bienestar Social, Neus Monté. Según Rull, con estas manifestaciones se ha "demostrado que ni un Gobierno español totalmente insensible ni un Tribunal Constitucional manipulado por el Gobierno central podrán detener la voluntad del pueblo catalán".

Etiquetas