Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Juicio en Córdoba

Bretón se declara "inocente" y cree "increíble" no haber encontrado a sus hijos

La fiscal María de los Ángeles Rojas ha pedido una pena de 40 años de prisión para José Bretón, al que ha acusado de matar a sus hijos, Ruth y José.

Última jornada del juicio a José Bretón
La fiscal afirma que "hay pruebas como puños" de que Bretón mató a sus hijos
EFE

José Bretón, acusado de asesinar a sus dos hijos el 8 de octubre de 2011, ha manifestado en su turno de palabra antes de acabar el juicio que le parece "increíble" que  justo 21 meses después del suceso, no se sepa donde están sus hijos.

Tras los informes finales presentados por el Ministerio Fiscal, la acusación particular y la defensa, Bretón ha tomado la palabra y se ha declarado "inocente de los hechos que me quieren imputar".

Bretón ha recordado que a los cinco meses del suceso, la madre de los menores apuntó que no se sabía nada de los niños y que hoy, 21 meses después del suceso le parece "increíble que no sepamos donde están mis hijos".

Previamente, la fiscal María de los Ángeles Rojas ha pedido una pena de 40 años de prisión para José Bretón, al que ha acusado de matar a sus hijos, Ruth y José y quemarlos posteriormente en una hoguera que hizo ese día en su finca de "Las Quemadillas" para "no dejar rastro" de su crimen.

Ha añadido que durante el juicio se han puesto de manifiesto "pruebas como puños" y "no meros indicios", de tal forma que existen "tantas pruebas" que no cabe duda que Bretón "es el asesino de su hijos".

La fiscal ha recordado que la versión de que perdió a sus hijos en el parque "es inverosímil" y la reconstrucción policial que se hizo sobre ese momento demuestra "que los niños nunca llegaron allí".

Mantiene que Bretón había preparado todo para matar a sus hijos ese día al hacer acopio de gasolina en una cooperativa de Huelva, cerca de 270 litros en quince días, al pasar muchas noches en la finca de "Las Quemadillas" para preparar su plan, y al negarse a cambiar el fin de semana que le tocaba pasar con sus hijos para tenerlos ese día.

Igual de "relevante" es la compra de dos tranquilizantes que "jamás se han encontrado" y que Bretón dijo que los tiró, aunque la fiscal mantiene que se los "suministró a sus hijos" para "adormecerles o causarles la muerte".

La fiscal ha incidido en que todos los peritos, incluida la que "erró de forma garrafal" en un primer momento, han coincidido en que en la hoguera se quemaron "dos cuerpos de humanos de entre 2 y 6 años".

En la misma línea, La abogada que ejerce la acusación particular, María del Reposo Carrero, ha asegurado que la actitud del acusado "es la principal prueba de su culpabilidad".

La letrada ha reconocido que "cuesta reconocer que un padre pueda asesinar a sus hijos" y que la familia materna esperaba un "atisbo de arrepentimiento" que nunca llegó.

Ha resaltado que los doce peritos que estudiaron los huesos y que han declarado en el juicio son "eminencias todas en su materia" y todos han insistido en "determinar por unanimidad en el carácter humano de los restos".

Según la abogada, Bretón "hizo acopio de abundante gasolina, de leña para hacer un pira funeraria e hizo una hoguera enorme donde quemó a sus hijos de forma premeditada", algo que le causó un "placer permanente" por poder "hacer sufrir a Ruth".

La acusación ha afirmado que "no queda duda que los niños estaban en la hoguera" y quiere pensar que "usó los antidepresivos para adormecerles o acabar con su vida" en lugar de "echarlos en la hoguera vivos".

Finalmente, José María Sánchez de Puerta, abogado defensor de José Bretón, ha considerado que las pruebas contra su cliente se basan en "suposiciones" y que el acusado "ya ha sido condenado" de antemano.

Etiquetas