Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Asesinato de la bebé

La autopsia revela que la niña murió de un golpe en la cabeza

El cadáver, sumergido en la balsa de riego, estaba en el interior de una bolsa "con piedras" para evitar que permaneciese a flote.

La niña de 16 meses secuestrada hace ocho días por el joven de 25 años Jonathan Moya González, que estuvo en prisión en junio acusado de 12 estafas haciéndose pasar por policía, y cuyo cuerpo sin vida fue encontrado este jueves en una balsa de riego, falleció de, al menos, un "golpe en la cabeza". El segundo detenido por este hecho es un amigo de Moya, vecino de Fiñana (Almería).

La causa de la muerte de la bebé de 16 meses se desprende de los primeros datos de la autopsia trasladados a Europa Press por fuentes cercanas a la investigación del caso.

El informe preliminar elaborado por los forenses del Instituto de Medicina Legal de Almería (IML) apunta a que el deceso se habría producido en un periodo comprendido de "dos a cinco" días atrás desde del hallazgo del cadáver, por lo que se han remitido muestras de tejido hasta el Instituto de Toxicología de Sevilla para determinar el momento exacto de la muerte.

Según ha adelantado Canal Sur Radio, el fallecimiento de la menor, hija de la compañera sentimental del autor confeso de los hechos, se produjo de manera violenta a causa de golpes "múltiples" en la cabeza. La emisora ha indicado que el cadáver, sumergido en la balsa de riego, estaba en el interior de una bolsa "con piedras" para evitar que permaneciese a flote.

La balsa de riego, que ha sido sometida a una nueva inspección ocular para buscar evidencias y rastros que permitan avanzar en el esclarecimiento del crimen, está ubicada en Abrucena, a unos 500 metros de la finca paterna donde fue localizado y capturado Jonathan Moya González.

Jonathan Moya estuvo en prisión por estafa

Jonathan Moya González indicó a los agentes de la Policía Judicial en el interrogatorio tras su detención dónde se encontraba la menor, cuyo cuerpo fue recuperado pasadas las 22.00 del jueves por buzos de la Guardia Civil, aunque no facilitó datos sobre cómo y cuándo se produjo su muerte.

Durante su toma de declaración policial confesó el secuestro y reveló a la Guardia Civil datos que permitieron localizar el paradero del cuerpo sin vida de la menor en el entorno donde desde venía trabajando el operativo de búsqueda activado hace seis días y que se centra principalmente en parajes de los términos municipales de Abla, Fiñana, Gérgal y Alboloduy.

Además, estuvo en prisión provisional en junio después de ser detenido por la Policía Nacional en la capital, acusado de doce delitos de estafa que cometió, al parecer, haciéndose pasar por agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Así lo han indicado a Europa Press fuentes de la investigación, que han precisado que Moya ingresó en el centro penitenciario provincial de El Acebuche por orden del titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería el 14 de junio, aunque no consta cuándo se dictó su puesta en libertad condicional.

En el momento de su detención por también usurpación de funciones públicas, se encontraba en busca y captura por diversos juzgados de la capital almeriense así como por el juzgado de vigilancia penitenciaria, ya que estaba en libertad condicional y le constaban antecedentes por hechos similares.

El segundo detenido por su presunta implicación en el secuestro y muerte de la bebé es un amigo del principal sospechoso identificado como Raúl R.F., de 25 años y vecino de Fiñana. Fue arrestado después de que fuese detenido Moya.

No obstante, no han trascendido datos sobre el contenido del testimonio prestado por Raúl R.F.. Ambos están pendientes de pasar a disposición del titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Almería, que mantiene decretado el secreto sobre las actuaciones.

La madre de la bebé interpuso en Gérgal la denuncia por el presunto secuestro a las 20,00 del pasado día 20 y relató a los agentes que su pareja sentimental, a la que señaló como Jonathan Moya, se había llevado "todas sus pertenencias" y a su hija de 16 meses tras mantener una "fuerte" discusión. Se activó entonces un amplio operativo, integrado más de un centenar de agentes con apoyo de medios aéreos y terrestres de la Guardia Civil, para intentar dar con el paradero de la menor.

El funeral se realizará este sábado

Los restos mortales de la niña han sido trasladados este viernes hasta La Palma del Condado (Huelva), localidad natal de la madre y la abuela de la menor, que acompañarán a la comitiva fúnebre en un vehículo puesto a su disposición por la Diputación Provincial tras estar cinco días en un centro de acogida inmediata, recibiendo apoyo de psicólogos y asistentes sociales de la institución. El funeral está previsto a las 10,00 de este sábado en la iglesia parroquial.

La comitiva con los restos mortales de la menor tenían previsto partir hacia la provincia onubense a las 20.00 , según han indicado a Europa Press fuentes de la Diputación, que asumirá los gastos de los servicios funerarios.

La Palma del Condado ha decretado dos días de luto, viernes y sábado, durante los cuales las banderas ondearán a media asta en señal de duelo. A las 12,00 de este viernes se han concentrado a las puertas del Ayuntamiento la Corporación Municipal y numerosos ciudadanos que se han acercado para hacer una firme condena del asesinato y ofrecer sus condolencias a los familiares.

Tras guardar un minuto de silencio, el alcalde, Juan Carlos Lagares, ha manifestado en nombre del pueblo la repulsa ante los horribles acontecimientos, la solidaridad con la familia y ha pedido justicia y la máxima pena para los responsables.

Asimismo, la tía de la víctima, Leticia Reyes, ha hecho lectura de un comunicado en nombre de su familia. Ha agradecido las muestras de apoyo y de cariño, las oraciones, y ha alabado el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado así como la ayuda prestada tanto por el Ayuntamiento de La Palma como por los municipios almerienses.

Etiquetas