Motor

motor / on the road

¿Qué es mejor: alquilar un coche o llevar el vehículo propio en ferri?

Si el destino vacacional se encuentra fuera de la Península Ibérica, compensa, en la mayoría de ocasiones, alquilar un vehículo.

Una mujer recibe las llaves de su vehículo
Una mujer recibe las llaves de su vehículo
Freepik

Uno de los aspectos más importantes a la hora de planificar unas vacaciones es la logística. No solo cómo llegar al destino en cuestión, sino la necesidad de desplazarse, ya sea para llegar hasta el alojamiento, poder hacer turismo o, incluso, hacer la compra. Muchas son las personas que eligen salir de la península para pasar unos días de relax, más en concreto, en lugares como las Islas Canarias, Baleares, Italia o rincones de los mares Egeo o Jónico, a los cuales se puede llegar tanto por mar como por tierra.

Ferri

Para los tolerantes a vómitos y mareos a bordo de un navío, la única posibilidad de surcar los mares con coche particular la ofrecen los ferris. Embarcar el coche en la bodega y poder conducir nada más llegar al destino es una alternativa que tienta a muchos. En este caso, es necesario contratar un espacio para el vehículo en el ferri, lo que supone un coste adicional al del billete de la embarcación por persona. El embarque se tiene que hacer con suficiente antelación. Ello conlleva presentarse en el puerto bastante tiempo antes del habitual que si no se viajase con el coche. Solo podrá acceder el conductor en el interior del automóvil, el resto de pasajeros deberá acceder por los accesos de pasaje. Durante el trayecto, el coche deberá permanecer con el motor apagado y, aunque la responsabilidad del cuidado recae sobre la marítima, se hará bajo la tutela del propietario.

Alquilar coche

Por el contrario, hay quien prefiere descansar en lo que dura el trayecto hasta el destino vacacional. Alquilar un coche estando ya en el destino es una buena alternativa si el vehículo particular consume mucho combustible o es muy viejo, puesto que casi la totalidad de coches de alquiler son prácticamente nuevos. Hay que tener en cuenta aspectos como la edad o años de experiencia al volante a la hora de poder alquilar un vehículo, porque que las compañías de alquiler añaden costes adicionales por estas cuestiones. El modelo del vehículo también es muy importante a la hora de elegir. Para todos, es casi básico y muy recomendable contratar un seguro para poder cubrirse las espaldas en caso de accidente, para poder viajar con tranquilidad. El conductor adicional es gratuito en la mayoría de ocasiones, lo que permite poder hacer un descanso si se va en compañía de otro conductor. Si bien esta opción resulta más económica que el ferri, las compañías son muy exhaustivas con la revisión de los vehículos cuando se devuelven con problemas como posibles rayas o manchas en el interior, lo que puede incrementar el gasto final.

Otros aspectos como, por ejemplo, el combustible, es indiferente en cualquiera de ambos casos. Corre a cargo del usuario, ya que en los coches de alquiler es obligatorio devolverlos con la misma cantidad de depósito con el que se inició la marcha.

Etiquetas
Comentarios