Despliega el menú
Motor

Una fiesta del coche eléctrico

El certamen francés, con la ausencia de algunas marcas importantes, pero también con novedades notables, apuesta por la electrificación de los vehículos.

Una fiesta del coche eléctrico en París.
Una fiesta del coche eléctrico en París.
Efe

El Salón del Automóvil de París abrió el pasado jueves al público sus puertas –hasta el 14 de octubre– al público, que podrá conocer, en una edición con menor participación que otros años, las últimas novedades de la industria, que sigue apostando por la electrificación.

Las personas que visiten la 120 edición de la cita parisina del motor pueden contemplar medio centenar de novedades de las distintas marcas, así como prototipos electrificados y con tecnologías de conducción autónoma.

Una de las características del salón es la ausencia de marcas como Abarth, Alfa Romeo, Fiat, Ford, Infiniti, Jeep, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Opel, Subaru, Volkswagen y Volvo.

Entre los prototipos que pueden ver los visitantes destacan el Peugeot e-Legend Concept, un eléctrico con una autonomía de 600 kilómetros en el nuevo ciclo WLTP y que puede recargarse en 25 minutos.

También podrán contemplar el Renault EZ-Ultimo, una propuesta de movilidad compartida prémium con la que quiere ofrecer una experiencia de viaje a la altura de un hotel, de un complejo turístico o de una aerolínea.

La checa Skoda –propiedad del Grupo Volkswagen– concurre a la cita con el prototipo Vision RS, un híbrido enchufable compacto de 245 CV y una autonomía en modo eléctrico de 70 kilómetros.

La gala DS mostrará el prototipo X E-Tense, su "visión del lujo para 2035", que está dotado del sistema de tracción eléctrica desarrollado por DS Performance y que utiliza en la carrocería nuevas tecnologías para, en caso de choque, recuperar su forma original. Al habitáculo se accede por una puerta en forma de ala de gaviota de fibra de carbono y cuero y, en el interior, el asiento en forma piramidal se adapta al piloto, mientras su posición reclinada ayuda a mantener un bajo centro de gravedad.

Además, la cita parisina se recordará por la llegada de nuevos modelos eléctricos, híbridos e híbridos enchufables para una electrificación más asequible.

La propuesta de Kia es su segundo modelo eléctrico para el mercado europeo, el Niro, que tiene una batería de alta capacidad de polímero de iones de litio con 64 kWh que le permite recorrer hasta 485 kilómetros con una sola carga; y la de Citroën es la versión híbrida enchufable del nuevo C5 Aircross híbrido enchufable.

Mercedes-Benz además de mostrar primicias mundiales –como el Clase B, el GLE y el Mercedes-AMG A 35 4MATIC–, también tiene como estrellas destacadas al nuevo Clase A Sedan y el eléctrico EQC, un SUV que llegará a mediados de 2019 con dos motores que generan una potencia conjunta de 300 kW (408 CV) con los que podrá alcanzar una autonomía con cero emisiones superior a los 450 kilómetros.

Toyota, que desde hace unos años enarbola la bandera de la hibridación, presenta los nuevos RAV4, Corolla –incluida su carrocería familiar Touring– y las nuevas ediciones especiales GR Sport e Y20 del Yaris.

La también alemana BMW exhibe la nueva generación de su descapotable biplaza Z4, del X5 y del Serie 3, que acompañarán al Serie 8.

Además, el fabricante español Seat presentó el primer todocamino urbano híbrido de gas natural comprimido (GNC) y gasolina del mundo, el Arona TGI, que se convierte en el cuarto modelo de la gama de la marca española que se impulsa por GNC, siguiendo al León, al Ibiza y al Mii. La firma española también ha mostrado su nuevo buque insignia, el Tarraco.

Los seguidores del fabricante estadounidense Tesla también podrán ver el Model 3, que recientemente ha logrado las máximas puntuaciones que las autoridades estadounidenses otorgan en las pruebas de impacto, con cinco estrellas en los test realizados.

Bajo este aluvión de vehículos electrificados, todos los fabricantes reclaman ahora iniciativas políticas que favorezcan el despliegue de infraestructura de recarga para ‘animar’ al consumidor a hacerse con un vehículo de cero emisiones sin ningún tipo de incertidumbre, y para poder así hacer frente la reducción de emisiones de CO2 para turismos y furgonetas del 15% para 2025 y del 30% para 2030 que plantea la Comisión Europea.

Volver al suplemento de 'On the road'. 

Etiquetas
Comentarios