Despliega el menú
Aragón

Junta y Diputación restauran dos piezas del convento de La Merced

Las tallas "probablemente" formaron parte del retablo mayor que en su día estuvo ubicado en el citado templo.

El delegado territorial de la Junta, Manuel López, y el diputado de Cultura de la Diputación, Amancio Martínez, han presentado este viernes las dos esculturas restauradas
El delegado territorial de la Junta, Manuel López, y el diputado de Cultura de la Diputación, Amancio Martínez, han presentado este viernes las dos esculturas restauradas
Dip. Soria

La Junta de Castilla y León y la Diputación de Soria han restaurado dos esculturas del Convento Nuestra Señora de La Merced, que representan a San Pedro Nolasco y a la Virgen María, gracias a un convenio de colaboración al que han destinado 13.431 euros.

Las tallas, restauradas mediante el 'Programa Uno x Uno' de la Consejería de Cultura y Turismo, probablemente formaron parte del retablo mayor que en su día estuvo ubicado en el citado templo.

Una vez restauradas, la talla de la Virgen María permanecerá en el Camarín y la de San Pedro Nolasco en el Aula Magna Tirso de Molina.

El delegado territorial de la Junta, Manuel López, y el diputado de Cultura de la Diputación Provincial, Amancio Martínez, han presentado este viernes, en el Aula Magna Tirso de Molina las dos esculturas restauradas.

La Consejería de Cultura y Turismo actúa mediante un modelo de gestión patrimonial completo, como están siendo ya los 'proyectos culturales', los 'sistemas territoriales' y el 'Programa Uno x Uno', que conjugan la gestión integral y sostenible, la concertación institucional y la consideración del territorio como destinatario de las actuaciones.

La talla de San Pedro Nolasco es de autor desconocido, se trata de una pieza de estilo barroco que data del siglo XVII. Es una talla de madera de pino con policromía al óleo y dorada. En su elaboración se utilizó temple al huevo sobre oro, trabajado mediante estofados repartidos intercaladamente sobre los ropajes, así como sobre las volutas que aparecen en relieve.

Por su parte, la talla de la Virgen María es de madera de pino policromada al óleo al pulimento, también de autor desconocido, es de estilo ecléctico, asimilable al neoclásico, y data del siglo XIX.

El debilitamiento del soporte provocó el movimiento del cestero y los anclajes de las extremidades de madera, y las piezas mal repuestas una estabilidad precaria, aunque permitía la correcta lectura de la obra. Como en el anterior caso, la talla también tenía clavos y otros elementos metálicos, sobre todo en los brazos y la peana, que han sido retirados.

Durante el trabajo de restauración de esta pieza, al retirar el corpiño de la virgen y su forrado inferior, se encontró en la sarga subyacente un pequeño sobre pegado a la altura del pecho de la Virgen en su parte central, con una plegaria datada en 1888, que por respeto y su piadoso contenido se ha decidido mantener en el mismo lugar.

Etiquetas
Comentarios