Despliega el menú
Internacional

ORIENTE PRÓXIMO

Vídeos caseros contra la injusticia

Una oenegé reparte videocámaras entre familias palestinas. El objetivo es que graben las violaciones de los Derechos Humanos que se producen diariamente en este territorio para así presentarlas ante los tribunales

Una imagen vale más que mil palabras. Este es el lema de la oenegé israelí Btselem, que cansada de que la Justicia ignore las agresiones a musulmanes, ha repartido cientos de cámaras de vídeo entre familias palestinas para que dejen constancia visual de las humillaciones y agresiones que sufren a diario. El proyecto nació en enero de 2007 de la dificultad de obtener pruebas de violaciones de Derechos Humanos en los territorios palestinos que presentar luego ante los tribunales israelíes, precisa Michael Yagupsky, uno de los responsables del proyecto.

La mayor parte de las cámaras han sido repartidas en Cisjordania, debido a la dificultad de introducirlas en Gaza, sometida a un férreo bloqueo israelí desde que Hamás invadiera la Franja en 2007.

La iniciativa ha sido posible porque en Israel, a diferencia de otros países, los vídeos son admitidos como prueba por los jueces. "Antes ni siquiera me molestaba en presentar una querella. Ahora, con el vídeo, lo hago, aunque la Policía trate de rechazarla o me tenga tres horas esperando en comisaría a ver si me aburro y la retiro", explica Bassam Jaabare, zapatero palestino de la ciudad cisjordana de Hebrón.

El proyecto dio sus frutos hace poco, cuando una joven del sur de Cisjordania grabó cómo cuatro habitantes del cercano asentamiento judío de Sussya daban una brutal paliza con bates a varios de sus familiares. Las imágenes cayeron como un mazazo entre la sociedad israelí, que "ignora lo que sucede en los territorios palestinos", según la oenegé.

El experimento "fuerza a los israelíes a ver la escena desde la perspectiva del palestino, a hacer un ejercicio de identificación con quien perciben como enemigo", añade Yagupsky. Las cámaras son también una herramienta de resistencia no violenta, argumenta. "En vez de piedras cogen las cámaras".

Etiquetas