Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

EN UNA ZONA CONTROLADA POR LOS BEDUINOS

Libertados los once turistas secuestrados en la frontera de Egipto y Sudán

Fuentes diplomáticas españolas en El Cairo informaron de que el safari habría cruzado involuntariamente la frontera y ya en territorio sudanés fue asaltado por un grupo armado que robó todas sus pertenencias, menos los todo-terrenos y un teléfono.

Los once turistas europeos secuestrados cerca de Asuán, en el sur de Egipto, han sido liberados y están a salvo, según confirmo este lunes el ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Ahmed Aboul Gheit. La meta de la aventura que inició el grupo a bordo de cuatro todoterrenos por Egipto era llegar hasta el macizo de piedra Gilf el-Kebir, una región agreste ubicada cerca de la frontera con Sudán y que es conocida en todo el mundo gracias a la película 'El paciente inglés'. Pero el safari por el desierto terminó, aparentemente, en una tragedia.

Según informaciones oficiales, cinco enmascarados que hablaban inglés con fuerte acento africano secuestraron al grupo, posiblemente el viernes y cruzaron la frontera para eludir la acción de la Policía egipcia. La expedición estaba integrada por cinco ciudadanos alemanes, otros cinco italianos, una mujer de origen rumano y ocho egipcios: cuatro chóferes, dos guías turísticos, el propietario de la agencia de turismo que organizó el safari y un guardia fronterizo. «Se trata de bandidos y no de terroristas», señaló el Ministerio de Turismo egipcio en un comunicado donde no precisó la fecha del rapto ni la cantidad del rescate exigido.

Pero las versiones oficiales provenientes de El Cairo, en las que se admitía que ya habían iniciado negociaciones con los captores, quedaron en el aire cuando un funcionario del Gobierno local de Asuán señaló que el grupo había sido liberado y que se encontraba en camino hacia la ciudad. Según el funcionario, el safari habría cruzado involuntariamente la frontera y ya en territorio sudanés fue asaltado por un grupo armado que robó todas sus pertenencias, menos los todo-terrenos y un teléfono.

Etiquetas