Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ITALIA

La Iglesia italiana califica de problema «moral» los escándalos de Berlusconi

El cardenal Bagnasco trata el caso de la menor marroquí que mantuvo relaciones sexuales con el primer ministro italiano.

El presidente de los obispos italianos, el cardenal Angelo Bagnasco, dijo ayer que la sociedad italiana asiste «apesadumbrada» al escándalo de índole sexual en el que está envuelto el primer ministro, Silvio Berlusconi, y que se respira un evidente «malestar moral». Bagnasco hizo estas declaraciones en Ancona, ante el Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal Italiana, donde trató el caso Ruby, la menor marroquí que supuestamente mantuvo relaciones sexuales con Berlusconi, que ha desatado una tormenta política en Italia.

Sin nombrar directamente a Berlusconi, el purpurado dijo que en los últimos días se están multiplicando noticias sobre «comportamientos contrarios al decoro público y se exhiben muestras -verdaderas o falsas- de estilos no compatibles con la sobriedad y la corrección». «La colectividad mira consternada a los actos de la vida pública y respira un evidente malestar moral. La vida de una democracia se compone de delicados y necesarios equilibrios», afirmó.

El cardenal, que es arzobispo de Génova, reiteró que «quien acepta asumir un mandato político debe ser consciente de la medida y de la sobriedad, de la disciplina y del honor que ello comporta».

Bagnasco aseguró que en la situación presente, acabe como acabe, nadie saldrá ganando, «nadie tendrá motivos para alegrarse, ni para considerarse vencedora». Asimismo, se preguntó por el futuro de Italia ante esta «contaminación» y dijo que ha llegado el momento de «detenerse», para clarificar todo de manera cuidadosa y tranquila «y en las sedes correspondientes».

Bagnasco hizo estas declaraciones después de que la Fiscalía de Milán haya abierto una investigación a Berlusconi por un supuesto delito de incitación a la prostitución de menores. Asimismo, hace unos días el cardenal secretario de estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, expresó su «preocupación» por este escándalo.

Etiquetas