Despliega el menú
Internacional

TURQUÍA

Erdogan condena como "racista" la ley francesa sobre el genocidio armenio

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, condenó como "racista y discriminatoria" la ley aprobada anoche por el Senado francés que castiga la negación del genocidio armenio.

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, condenó como "racista y discriminatoria" la ley aprobada anoche por el Senado francés que castiga la negación del genocidio armenio.

En su discurso ante el Grupo Parlamentario de su partido, el AKP islamista, el primer ministro aseguró que para Turquía "esta ley no existe" y agregó que tiene sus orígenes en "la mentalidad medieval que surge de su tumba".

Horas más tarde, el presidente de Turquía, Abdullah Gül, también expresó su oposición. "Lamento y condeno esta ley. Nuestras relaciones serán diferentes a partir de ahora", dijo citado por la emisora turca CNNTürk.  "Un país europeo tan importante como Francia ha entrado desde ayer en la categoría de los Estados que restringen la libertad; es una actitud impropia de un gran país como es Francia", recalcó.

Gül expresó la esperanza de que los senadores franceses "acaben con esta sombra sobre la democracia" y recurran la ley ante el Tribunal Constitucional francés, opción posible con la firma de al menos sesenta diputados o senadores.

Erdogan calificó la aprobación de la ley como "una masacre de la libertad de pensamiento" y "un intento de conseguir votos mediante la hostilidad contra Turquía".

Con ello aludió a las elecciones presidenciales en Francia en abril y mayo próximo, y al medio millón de ciudadanos galos que tienen raíces armenias.

"Es racismo, es un golpe contra la libertad de pensamiento", afirmó Erdogan, para luego advertir de que "quienes se callen ante esto tendrán la responsabilidad de no haber escuchado los pasos del fascismo en Europa".

"Los Parlamentos no pueden escribir la Historia y esperamos que este error se compense", agregó antes de hacer un llamamiento a los políticos, intelectuales y ciudadanos franceses "a que tengan sentido común".

El primer ministro, de orientación islamista moderada, no anunció hoy sanciones concretas contra Francia, pese a que en diciembre pasado había prometido "una segunda fase" de medidas si la ley pasaba por el Senado.

"Mostraremos sentido común, estamos aún en un período de paciencia y revelaremos nuestro plan de acción acorde a la evolución del asunto; implantaremos las medidas paso a paso", dijo.

Por otra parte, Erdogan volvió a recordar que los antepasados del presidente francés, Nicolas Sarkozy, eran sefardíes residentes en Salónica, una ciudad griega que durante siglos formó parte del Imperio Otomano.

"Haga lo que haga, no podrá arrojar una sombra sobre la tolerancia otomana", concluyó el primer ministro turco. El Senado francés adoptó en París una ley, impulsada por el partido conservador de Sarkozy, que prevé castigar con un año de cárcel y 45.000 euros de multa la negación del genocidio armenio en 1915, en el que murieron hasta 1,5 millones de personas.

Etiquetas