Despliega el menú
Internacional

TRIBUNALES INTERNACIONALES

El primer ministro israelí dice que no permitirá que se juzgue a ningún israelí por crímenes de guerra

Benjamín Netanyahu se niega a que ningún soldado israelí se siente en el banquillo de la Corte Internacional de La Haya para ser juzgado. En un informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU se acusa a Israel y Hamás de haber cometido crímenes de guerar por la muerte de 1.400 civiles en una operación militar en la franja de Gaza en diciembre de 2008.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha dicho en el Parlamento que no permitirá que ningún oficial militar o dirigente político de su país sea sentado por la comunidad internacional en el banquillo de los acusados de un tribunal por crímenes de guerra.

"No dejaremos que Ehud Olmert (ex primer ministro), ni Tzipi Livni (ex ministra de Exteriores), ni Ehud Barak (ministro de Defensa), que enviaron a nuestros hijos a esa guerra, sean llevados ante la Corte Internacional de La Haya", dijo Netanyahu.

Los tres dirigentes que mencionó Netanyahu llevaban las riendas de Israel cuando este país lanzó a finales de diciembre de 2008 la operación militar "Plomo Fundido" en la franja de Gaza, en respuesta al lanzamiento los días previos de unos 200 cohetes Kasam por milicias palestinas, esencialmente del movimiento islamista Hamás.

La ofensiva militar israelí dejó unos 1.400 muertos, la mayoría civiles según distintos estudios internacionales, y en un informe sobre esa guerra para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el sudafricano Richard Goldstone acusa tanto a Israel como a Hamás de haber cometido crímenes de guerra.

El discurso de Netanyahu hoy en el Parlamento se centró casi enteramente en el informe.

Ante el jefe del Estado, Simón Peres, que presidía la ceremonia, Netanyahu afirmó que a Israel le asiste el derecho a la defensa propia cuando es atacado, e insistió en que ningún israelí que haya tomado parte en la guerra será llevado a tribunales internacionales.

"En el informe se presenta a Israel y a los oficiales como criminales de guerra, pero lo cierto es que en esa guerra Israel salió a defender a su ciudadanía contra los verdaderos criminales", declaró Netanyahu al referirse a Hamás.

Para el primer ministro israelí, que fue interrumpido varias veces por los diputados árabes del Parlamento, el informe Goldstone tiene graves consecuencias para "la lucha de las democracias contra el terrorismo".

Y advirtió de que en circunstancias de un proceso internacional o de que Israel no pueda defenderse de sus enemigos, la comunidad internacional no podrá exigirle que asuma los riesgos necesarios para un proceso de paz.

Etiquetas