Despliega el menú
Internacional

FRANCIA

El Partido Socialista francés cierra en falso su crisis

Martine Aubry, alcaldesa de Lille, fue proclamada nueva secretaria general de los socialistas galos.

El Partido Socialista francés (PS) cerró en falso la crisis que le ha asomado al abismo de la escisión. Martine Aubry, investida por el aparato, fue proclamada de manera oficial nueva secretaria general. Pero los partidarios de Ségolène Royal insistieron en cuestionar una victoria lograda por exiguo margen.

El Consejo Nacional, una especie de parlamento doméstico, convalidó el dictamen previo de la comisión de verificación del proceso electoral interno. La alcaldesa de Lille se impuso por 67.451 votos a 67.349 a la presidenta de Poitou-Charentes, una diferencia de 102 papeletas, 60 más que los cosechados en los resultados provisionales.

La candidata derrotada, personificación de la rebelión de las bases contra el aparato, invitó a la militancia a la unidad y el reagrupamiento pero dejó claro que quiere ser «una fuerza de transformación» en el seno del PS. Sus partidarios anunciaron su intención de recurrir a la justicia ordinaria si la nueva dirección no acepta que se vuelva a las urnas en las secciones donde se sospecha que hubo fraude en las votaciones.

Tras cuatro días de confusión total, Aubry se convirtió a los 58 años en la primera mujer en alcanzar la secretaría general de los socialistas franceses. El 'parlamento' del puño y la rosa, reunido en los salones de La Mutualité de París, avaló con 159 votos a favor, 76 en contra y dos abstenciones el escrutinio definitivo establecido por una comisión paritaria con representantes de las dos candidatas, presidida por el ex ministro del Interior Daniel Vaillant.

Mano tendida

La hija de Jacques Delors, promotora de la semana laboral de 35 horas, tendió de inmediato la mano a la finalista de las presidenciales de 2007 con el objetivo de «ganar juntas por los franceses». «Mi primer deber, si ella acepta, es reunirme con Ségolène y decirle que yo he escuchado, como tú, que los militantes quieren y queremos recuperar la izquierda», dijo la vencedora, que antes de tomar la palabra fue a besar a su adversaria sentada en primera fila. «Le digo a la derecha que siga riéndose unos días porque desde la semana que viene el PS vuelve a la carga», arengó en su primer alocución como líder de la oposición a un auditorio escaso de entusiasmo.

En el discurso de apertura de la sesión, François Hollande había exhortado a «un sobresalto colectivo e individual con una doble lógica de superación y de reagrupamiento». «El partido tiene una necesidad inmensa de recuperarse. Pero hay que encontrar la solución en nosotros y no fuera», enfatizó, en alusión a las tentaciones de dirimir la crisis en los tribunales ordinarios.

Antes de entrar en la reunión, el primer secretario saliente declaró que «la vida del PS no se tiene que ligar a los tribunales pues es un problema político». «Hay que asumir el interés general, superar los comportamientos de clanes, mociones y corrientes para dar a este partido una fuerza colectiva de alternativa a la derecha», manifestó Hollande.

Según un sondeo realizado el sábado por la firma BVA para el semanario 'L'Express', el 54% de los franceses aprueba la elección de Aubry como primera secretaria del PS. Asimismo, refleja que el candidato socialista preferido por los franceses para las presidenciales de 2012 se llama Dominique Strauss-Kahn. El director general del Fondo Monetario Internacional supera con el 32% a Aubry y Royal, empatadas con el 19%, y a Bertrand Delanoë (16%).

Etiquetas