Despliega el menú
Internacional

ESPIONAJE

EEUU detiene a diez espías, como en la Guerra Fría

El Gobierno ruso niega que los 10 detenidos trabajaran para el país y tacha la acusación de "malintencionada".

Bosquejo de cinco de los diez arrestados por el FBI ante la corte federal de Manhattan, ayer.
EEUU detiene a diez espías, como en la Guerra Fría
S. SHEPARD/EFE

Estados Unidos ha desarticulado una red de espionaje en favor de Moscú y detenido a diez de sus integrantes en una operación que recuerda a los viejos tiempos de la Guerra Fría y que según dijo ayer la fiscalía en Nueva York son "solo la punta del iceberg".

Durante décadas vivieron en áreas suburbanas de Nueva York, Nueva Jersey y de Washington llevando las vidas de cualquier ciudadano estadounidense, mezclándose con el resto de la población y con trabajos que no llamaban la atención, pero su actividad real era la de cualquier espía de manual, según los documentos presentados por la fiscalía ante un tribunal federal de esta ciudad.

Trabajaban en parejas para Rusia, algo que el Ministerio de Exteriores de ese país negó ayer y calificó de acusación "malintencionada", tenían identidades y pasaportes falsos, se reunían en secreto, escribían con tinta invisible y enviaban sus mensajes por radio a través de onda corta, y hasta tuvieron hijos en común para hacer más realista su situación en Estados Unidos.

"Esta es solo la punta del iceberg", señaló el fiscal Michael Farbiarz al llegar a la fiscalía de Manhattan, sobre los acusados y una investigación que los agentes del FBI siguieron durante al menos siete años en Nueva York, Nueva Jersey, Massachusetts y el norte de Virginia.

En Washington, el presidente de EE. UU., Barack Obama -que la semana pasada se reunió con su colega ruso Dimitri Medvedev y pusieron de manifiesto el buen estado de sus relaciones- declinó comentar sobre la supuesta red de espionaje al ser preguntado.

La fiscalía en Manhattan les ha acusado ya de blanqueo de capitales y de conspiración para actuar como agentes de un gobierno extranjero sin informar al Departamento de Justicia de EE. UU., unos delitos por los que podrían ser condenados a penas máximas de 20 y de cinco años de prisión, respectivamente.

No han presentado aún acusaciones por espionaje ni tampoco por haber obtenido material clasificado de este país. "Las pruebas son aplastantes, simples y firmes", dijo Farbiarz durante la vista en Manhattan, al tiempo que presentó a Anne Chapman, rusa, divorciada de 28 años, empresaria inmobiliaria y una de las acusadas cuya foto apareció ayer en los tabloides neoyorquinos, diciendo: "Esta es una espía rusa".

Los detenidos son 11, el último de ellos, que supuestamente tenía nacionalidad canadiense y usaba el nombre de Christopher Metson, fue detenido ayer en el aeropuerto chipriota de Larnaca, y su nombre figura entre los acusados en el tribunal federal neoyorquino.

El FBI ha presentado documentos de las reuniones de los acusados, intercambiando bolsas idénticas y material informático en lugares tan frecuentados como el famoso Central Park, la cafetería Starbucks de Times Square o en la estación de trenes de Long Island.

Entre ellos está la periodista peruana Vicky Peláez, columnista del diario neoyorquino en español 'El Diario/La Prensa', y su esposo, Julián Lázaro, de origen uruguayo, detenidos el domingo en su residencia en Yonkers, al norte de Nueva York.

Fuentes de la fiscalía dijeron que ambos han comparecido ya ante un tribunal federal de Manhattan y que fueron detenidos por realizar durante un "largo periodo de tiempo" misiones encubiertas en Estados Unidos actuando "de manera ilegal" como agentes para Rusia.

Peláez y Lázaro, según los documentos judiciales, viajaron durante años a un país sudamericano sin identificar en los que "pasaban mensajes encubiertos" a oficiales del Gobierno de Rusia y, además, recibían dinero por sus servicios.

En esos documentos se detallan algunas de las conversaciones del matrimonio Peláez interceptadas por las autoridades estadounidenses y relativas a sus repetidos viajes al mismo país latinoamericano, en donde "un representante del Gobierno ruso (les) entregaba paquetes con dinero", hasta 65.578 euros en una ocasión, y a quien al parecer fotografiaron con Lázaro.

Defensora de Hugo Chávez

Originaria de Machu Picchu, trabajó por más de dos décadas para 'El Diario/La Prensa' y era conocida por sus artículos de opinión muy críticos con la política de Washington hacia Latinoamérica y por ser una firme defensora de algunos líderes de la región, en especial del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y del régimen cubano.

Todos los acusados, según la fiscalía, trabajaban para el servicio de Inteligencia ruso, "eran agentes rusos que ocultaron todas sus conexiones entre ellos y Rusia, inclusive trabajando bajo su dirección y control; eran agentes a los que normalmente se llama ilegales... asignados en un país extranjero bajo identidad falsa" pero con nombres auténticos.

Entre las pruebas, la fiscalía presentó ante un tribunal federal de Nueva York, un mensaje de Moscú y que el FBI logró descifrar, además de conversaciones en fechas y lugares concretos en los que se encontraban con sus cómplices, incluyendo el consulado ruso de esta ciudad, así como con agentes del FBI que actuaron de forma encubierta para descubrirles.

"Se les ha enviado a Estados Unidos para realizar un servicio a largo plazo", dicen los documentos.

Etiquetas