Despliega el menú
Internacional

IRAQ

Detenido en Iraq el único miembro del Gobierno de Sadam que seguía libre

El Pentágono quiere que el actual jefe de las tropas de EE. UU. en el país árabe pase a liderar las operaciones en Oriente Próximo

El ex vicepresidente iraquí Izzat Ibrahim al Duri, uno de los más estrechos aliados de Sadam Husein, fue detenido ayer en la provincia de Salaheddin, en el norte de Iraq, según informó el canal árabe Al Arabiya.

Según la emisora, fue trasladado a Bagdad, donde se confirmará su identidad mediante un test de ADN. Al Duri, "rey de tréboles" en la baraja confeccionada por el Pentágono, vivía en la clandestinidad desde la invasión estadounidense en Iraq en abril de 2003.

Al parecer, en los últimos años desempeñó un papel importante en la financiación de los ataques de rebeldes iraquíes. Era el único miembro del antiguo Gobierno que los estadounidenses no habían logrado detener todavía.

El asesor de seguridad nacional de Iraq, Muwaffak al Rubai, había explicado pocas horas antes de la detención de Al Duri, en una entrevista con el diario árabe "Al Sharq Al Awsat", que el ex vicepresidente de Sadam vivía en Damasco.

En los primeros años tras la invasión de Iraq, distintos medios árabes anunciaron la detención de Al Duri en varias ocasiones. Al parecer, el político iraquí se escapó por poco del Ejército estadounidense en más de una oportunidad.

Ayer se supo, además, que el Ejército estadounidense en Iraq tendrá nuevo número uno sobre el terreno. El secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, recomendó ayer la sustitución del general David Petraeus por el teniente general Raymond Odierno. Estos movimientos, que deberán ser ratificados por el Senado pero que cuentan ya con el beneplácito del presidente, George W. Bush, llevarían a Petraeus a encabezar el Comando Central (Centcom), con base en Florida, y a dirigir a distancia las operaciones en Oriente Próximo, el este de África y Asia central.

El plan del Pentágono es que el relevo se produzca a finales de verano o principios de otoño y "preserve las posibilidades de continuar los progresos actuales", a juicio de Gates. De esta forma, Petraeus abandonará un cargo, el de máximo jefe militar en Iraq, para el que había sido designado en enero de 2007 en sustitución del general George Casey y durante el cual ha vivido desde reducciones drásticas de la violencia hasta un resurgir de los enfrentamientos, especialmente en los dos últimos meses.

Petraeus dio la cara recientemente en el Congreso estadounidense para recomendar una interrupción temporal en la retirada de tropas en Iraq una vez se produzca el repliegue de 20.000 soldados, que dejarán el contingente actual en unos 140.000 militares. En ese foro, reconoció que los avances en seguridad en el país árabe son "frágiles y reversibles", un reto que tocará seguir desde la línea de batalla a su previsible sustituto, su hasta ahora número dos Ray Odierno.

Etiquetas