Internacional
Suscríbete por 1€

GIRA POR ORIENTE PRÓXIMO

Brasil actúa ya como potencia regional

Lula anuncia una gira por Oriente Próximo, para contribuir al proceso de paz, y apoya el programa nuclear iraní

Brasil actúa ya como potencia regional
Brasil actúa ya como potencia regional
Fernando Bizerra/EFE

brasilia. A riesgo de ver mellado su recién ganado prestigio como líder internacional, el presidente de Brasil, Luiz Inacio 'Lula' da Silva, manifestó ayer su apoyo al programa de desarrollo nuclear de Irán. Lo hizo después de recibir en Brasilia a su colega Mahmoud Ahmadineyad, que visitó ese país como parte de una gira sudamericana, que le llevará también a Bolivia y a Venezuela donde se presume que recibirá también apoyo. El mandatario brasileño, además, anunció ayer que realizará una gira por Israel, Jordania y Palestina en marzo próximo, en el marco de nuevo papel y sus esfuerzos para contribuir al proceso de paz en Oriente Próximo.

Su postura se vio recompensada con la petición del presidente iraní de defender la ampliación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que Brasil se convierta en miembro permanente de este organismo. "Queremos la ampliación (del Consejo de Seguridad) y apoyamos a Brasil", afirmó Ahmadineyad.

Tras la cumbre entre ambos mandatarios, Lula defendió "los derechos humanos y la libertad de elegir" de los ciudadanos y apoyó "el derecho de Irán de desarrollar la energía nuclear para fines pacíficos". Era lo que Ahmadineyad quería escuchar. No obstante, el brasileño, consciente de la necesidad de equilibrar sus dichos, expresó que Brasil "sueña con un Oriente Próximo libre de armas nucleares".

El presidente iraní llegó a Brasilia el domingo, acompañado de más de 200 personas entre funcionarios y empresarios, y en ese mismo momento, cientos de manifestantes pertenecientes a organizaciones judías y de Derechos Humanos realizaron una protesta en una playa de Río de Janeiro para repudiar la presencia del mandatario que puso en duda la magnitud del Holocausto judío.

Ayer, poco antes del encuentro de presidentes en la capital brasileña, otros dos grupos de manifestantes a favor y en contra de la visita estuvieron cerca de enfrentarse frente al palacio de Itamaraty (cancillería brasileña), aunque eran pocos. El total de activistas era inferior al de Fuerzas de Seguridad de ambos mandatarios.

Pero lejos de estas actitudes hostiles, Lula dijo antes de recibir a Ahmadineyed que era "un honor" para Brasil recibir en apenas 15 días al presidente de Israel, Simon Peres, a su par de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abás, y al iraní. "Son tres países que están envueltos en un conflicto y que tienen mucha responsabilidad en la paz de Oriente Próximo", remarcó.

Por su parte, Ahmadineyad había solicitado a Lula que "esté al lado del pueblo iraní" en materia de desarrollo nuclear manifestando apoyo a su programa que fue puesto en cuestión por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El mandatario iraní consideró que este organismo "debe ser reformulado por completo para que todas las naciones puedan tener sus derechos protegidos".

La coyuntura no podía ser más delicada. Irán comenzó ejercicios militares para la defensa aérea de su país. El objetivo es frustrar un ataque de Estados Unidos o Israel que no descartan una acción militar para impedir que Irán obtenga una bomba atómica.

Frente a este panorama, muchos analistas consideran que la decisión de Lula de recibir a Ahmadineyad fue arriesgada. De hecho, algunos congresistas estadounidenses advirtieron de que si bien no sorprende que el venezolano Hugo Chávez reciba al iraní, es "desconcertante" el acercamiento de Brasil a ese país en estos momentos. El diario 'The New York Times' consideró que "las ambiciones brasileñas de volverse un actor diplomático global están en contra de los esfuerzos de Estados Unidos y de otras potencias mundiales de controlar el programa de armas nucleares de Irán" y advirtió de que esto le puede costar a Brasil un enfriamiento de sus relaciones con Washington.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, agradeció ayer a Argentina su apoyo para la creación de un Estado palestino, pidió a EE. UU. que ayude para poner fin al conflicto en Oriente Próximo y añadió que "con ocupación y asentamientos (israelíes) no hay paz". "Nosotros necesitamos a todos aquellos que puedan decirle al Gobierno de Israel que está equivocado y que debe retroceder en su política expansionista", sostuvo Abás durante un almuerzo con la presidenta argentina, Cristina Fernández, en el marco de su visita a Buenos Aires. El presidente de la ANP llegó el domingo a Argentina en una visita de dos días.

Encuentro en Brasilia. El presidente de Irán Brasil, Mahmud Ahmadineyad, visitó ayer a su homólogo brasileño, Luiz Inacio 'Lula' da Silva, en el palacio de Itamaraty, en Brasilia, a donde llegó procedente de Senegal.

Abás, de visita en Argentina. La presidenta argentina, Cristina Fernández, recibió ayer a Mahmud Abás, presidente de la Autoridad Nacional Palestina, en la Casa del Gobierno, dentro de la gira sudamericana del líder.

Etiquetas