Internacional

VATICANO

Benedicto XVI defiende en Praga que sin el cristianismo no se entiende Europa

El Papa inicia su visita a la atea República Checa, donde solo el 29% de la población es católica

Benedicto XVI santigua a un niño en la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria de Praga.
Benedicto XVI defiende en Praga que sin el cristianismo no se entiende Europa
P. Josek/reuters

El Papa defendió ayer en la atea República Checa las raíces cristianas de Europa, "sin las que -dijo- no se entiende el continente", y denunció que las heridas dejadas por el comunismo en este país han propiciado una mentalidad consumista y una crisis de valores humanos y religiosos.

 

En su primer día en el "corazón de Europa", Benedicto XVI hizo en Praga una vehemente defensa de las raíces cristianas de Europa y en este país, donde los católicos solo son el 29% y los ateos el 66%, dijo que "sin Dios el hombre no sabe a dónde ir y ni siquiera es capaz de comprender quién es".

 

"La verdad del Evangelio es indispensable para una sociedad próspera", afirmó al llegar a Praga ante el presidente, Vaclav Klaus, y subrayó que su visita coincide con el vigésimo aniversario de la caída del comunismo y de la 'Revolución de terciopelo' checa, pero que recuperada la libertad es necesario que los checos descubran las tradiciones cristianas de su cultura.

 

La defensa de las raíces cristianas la hizo más intensa en el discurso que dirigió ante Klaus, el Gobierno y el Cuerpo Diplomático en el Palacio Presidencial, donde dijo que Europa es "más que un continente", reiteró el "insustituible papel" del cristianismo para la formación de los europeos y aseguró que sin el cristianismo no se puede entender esta parte del Planeta, ya que la belleza de sus plazas, iglesias, puentes, etc, expresan la fe. "Sería trágico si se admirasen esas bellezas, ignorando el misterio trascendente que indican", precisó.

Etiquetas