Internacional
Suscríbete por 1€

italia

La volcánica Ischia, un paraíso termal sensible a las inclemencias naturales

Al menos ocho personas han muerto por un fatal corrimiento de tierra tras las lluvias torrenciales registradas el viernes por la noche.

Aftermath of a landslide on the Italian holiday island of Ischia
La isla se ha visto afectada por unas lluvias torrenciales.
CARABINIERI

La isla italiana de Ischia, afectada hoy por un fatal corrimiento de tierra, es un paraíso natural situado ante el golfo de Nápoles (sur), apreciado por sus aguas termales, pero también es muy sensible a las inclemencias del clima a causa de su naturaleza volcánica.

La vertiente norte de esta isla se vio afectada anoche por unas lluvias torrenciales que provocaron riadas y un letal corrimiento de tierra que sepultó varias zonas de una de sus localidades, Casamicciola, causando al menos ocho muertos.

Ischia, al igual que Capri o Procida, se enmarca en las conocidas como islas Flégreas, un archipiélago al que cada año peregrinan infinidad de turistas para disfrutar de su belleza natural. En Ischia, conocida internacionalmente por sus preciadas aguas termales, viven casi 20.000 personas censadas y repartidas en sus seis municipios, entre el que da nombre a la isla, Forio, Barano d'Ischia, Casamicciola Terme, Lacco Ameno y Serrata Fondana.

Desde el punto de vista geológico, está formada por numerosos volcanes que se levantan hasta 900 metros desde el fondo del mar Tirreno, aunque la última erupción registrada en el lugar data del remoto año 1302. Hasta entonces, la acumulación de material volcánico creó esta isla de 46 kilómetros cuadrados y que tiene su punto más alto en la cima del monte Epomeo, de 787 metros sobre el nivel del mar.

El viernes por la  noche sobre el lugar se cernió un temporal de lluvia -previsto por los meteorólogos- que arrojó hasta 120 milímetros de precipitaciones y que provocó el desastre especialmente en Casamicciola, donde viven alrededor de 8.000 personas. El agua causó el derrumbe de un promontorio que sepultó numerosas casas, destrozó edificios, arrastró rocas y árboles arrancados de raíz y que se llevó de calle a coches hasta el mismo mar.

El presidente de la sociedad italiana de Geología Ambiental, Antonello Fiore, afirmó en la televisión pública RAI que el corrimiento de tierra se produjo después de que el agua se filtrara y quebrara la montaña tras un prolongado periodo de sequía. Esto se ha visto favorecido por el hecho de que la isla está formada por "materiales fundamentalmente inestables".

De este modo, indicó, los derrumbes y corrimientos se han sucedido de forma frecuente a lo largo del último siglo, en hasta quince ocasiones, la última en 2009, cuando murió una niña y veinte personas resultaron heridas, también en Casamicciola Terme.

Otro de los fenómenos que los vecinos de este lugar viven con cierta frecuencia son los terremotos, fruto del origen volcánico del lugar (el golfo de Nápoles está coronado por el Vesubio, dormido ahora pero letal en el pasado, como demuestra el caso de Pompeya).

Hoy muchos recuerdan el dramático terremoto que sufrió Casamicciola en 1883, que dejó más de 2.200 muertos, pero el último tuvo lugar en 2017, saldándose con dos víctimas mortales y unos cuarenta heridos. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión