Despliega el menú
Internacional

estados unidos

Dos policías de Chicago heridos de bala durante un control de tráfico

Los agentes han detenido un vehículo y han descubierto que el conductor tenía un arma, con la que les ha disparado.

Tuit de David Brown mientras informaba del suceso a los medios de comunicación.
Tuit de David Brown mientras informaba del suceso a los medios de comunicación.
Twitter/@ChiefDavidBrown

Dos policías han resultado heridos este domingo cuando el conductor de un vehículo les disparó mientras hacían un control de tráfico en Chicago (Estados Unidos), según ha informado en una rueda de prensa el jefe de Policía de esa ciudad estadounidense, David Brown. El conductor también ha sido herido de bala, ya que un tercer policía ha respondido a los disparos con su arma, ha detallado Brown.

El suceso se ha producido a las 02.33 hora local (07.33 GMT) cuando los agentes han parado un vehículo y han descubierto que el conductor tenía un arma, ante lo que han pedido que el hombre que saliera del vehículo con las manos en alto.

Se ha negado, los oficiales han roto la ventana del automóvil y el conductor ha reaccionado disparando su pistola, ha indicado Brown en el hospital Stroger, donde ambos agentes están hospitalizados. En esa comparecencia, el doctor Hadyn Hollister ha explicado que uno de los agentes ha recibido dos disparos en la parte izquierda de su cuerpo, su estado es grave y ha sido operado por daños en su pulmón y abdomen. El otro oficial ha sido herido en su hombro izquierdo de carácter leve, ha añadido Hollister.

Por otro lado, el jefe de la Policía ha explicado que los dos agentes llevaban cámaras pegadas a su uniforme, de manera que el suceso "se está revisando" para saber exactamente qué ha ocurrido.

Los dos oficiales llevan trabajando en el Departamento de Policía de Chicago unos dos años y forman parte de una unidad de 200 agentes creada para los meses de verano y que suele patrullar aquellas zonas de la urbe donde se registra mayor criminalidad.

El suceso se produce en una semana de máxima tensión en Estados Unidos con protestas que piden el fin de la brutalidad policial contra la comunidad negra.

Hace una semana, un agente disparó siete veces por la espalda en Kenosha (Wisconsin, EE.UU.) al afroamericano Jacob Blak, que quedó paralizado de cintura para abajo. Desde entonces, Kenosha ha vivido manifestaciones que fueron violentas al principio de semana y que atrajeron a grupos supremacistas blancos.

El martes por la noche, un joven de 17 años identificado como Kyle Rittenhouse y parte de esos grupos disparó con rifle semiautomático a tres personas y acabó con la vida de dos de ellas.

Anoche en Portland (Oregón, EE.UU.), un hombre murió por un disparo en el pecho después de que el sábado por la noche se registraran choques entre simpatizantes del presidente, Donald Trump, y miembros del movimiento 'Black Lives Matter' (Las vidas negras importan). La Policía no ha desvelado la identidad del fallecido, pero videos en redes sociales muestran que supuestamente era parte de un grupo de extrema derecha.

Etiquetas
Comentarios