Despliega el menú
Internacional

La líder opositora bielorrusa pide, desde el exilio, el fin de la violencia y protestas pacíficas

Svetlana Tijanóvskaya solicitó el fin de la represión policial en el país y más protestas pacíficas contra los resultados electorales que dieron la victoria en las elecciones al presidente Alexandr Lukashenko.

Svetlana Tikhanouskaya, a la izquierda, durante la rueda de prensa de este lunes.
Svetlana Tikhanouskaya, a la izquierda, durante la rueda de prensa de este lunes.
VASILY FEDOSENKO/Reuters

La líder de la oposición unificada bielorrusa, Svetlana Tijanóvskaya, pidió este viernes desde el exilio el fin de la represión policial en el país y más protestas pacíficas contra los resultados electorales que dieron la victoria en las elecciones del 9 de agosto al presidente Alexandr Lukashenko.

"Los bielorrusos ya nunca más querrán vivir con el antiguo poder. La mayoría no cree en su victoria (de Lukashenko)", dijo Tijanóvskaya en un mensaje de vídeo difundido desde Lituania, donde se refugió este martes.

La opositora agregó que en los colegios donde el escrutinio de votos fue "justo", ella obtuvo entre el 60 y el 70%  de los sufragios.

Tijanóvskaya calificó de "crítica" la situación creada en Bielorrusia tras las elecciones presidenciales y llamó a las autoridades al diálogo. "Observo con dolor lo que pasa en nuestro país en los últimos días. Para mí y para todos los que deseamos cambios, la vida humana es lo más valioso que hay. Tenemos que parar la violencia en las calles de las ciudades bielorrusas", aseveró.

Al mismo tiempo, se dirigió a los alcaldes de las ciudades bielorrusas para que organicen ellos mismos "concentraciones pacíficas" el sábado y el domingo.

Tijanóvskaya también agradeció a los trabajadores bielorrusos que "no tuvieron miedo" de declararse en huelga en señal de protesta contra los acontecimientos de los últimos días en ese país.

"Defendamos todos juntos nuestra elección. Nosotros, los partidarios del cambio, somos la mayoría", resalta el mensaje de la opositora.

A su vez, el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, advirtió contra la organización de huelgas en las fábricas bielorrusas al afirmar que si su producción se para, será muy difícil recuperarla de nuevo.

Este viernes, los manifestantes bielorrusos prosiguieron las protestas pacíficas en las calles y las fábricas del país, algunas de las cuales se declararon en huelga en solidaridad con los detenidos durante las protestas.

A las calles de Minsk también salieron médicos y docentes indignados con la brutal represión policial durante las protestas de las jornadas anteriores.

Según datos oficiales, cerca de 7.000 personas fueron detenidas en 5 días de protestas que siguieron a las elecciones bielorrusas, mientras los activistas denunciaron numerosos casos de abusos y torturas en las prisiones donde ingresaban los manifestantes.

Centenares de detenidos han sido liberados en las últimas horas de los centros de reclusión y acusaron a las fuerzas de seguridad de un trato inhumano.

Etiquetas
Comentarios