Despliega el menú
Internacional

Vuelve a fracasar en la ONU una propuesta para mantener el acceso humanitario en Siria

Trece de los quince miembros del máximo órgano ejecutivo de la organización votaron a favor de la resolución presentada por Alemania y Bélgica y que aboga por mantener abiertos los dos cruces transfronterizos de Bab al Salam y Bab al Hawa, gestionado por Naciones Unidas. 

Niños sirios desplazados son transportados en una camioneta el pasado 3 de enero tras escapar de la violencia en la ciudad de Maarat-al-Numan.
Niños sirios desplazados son transportados en una camioneta el pasado 3 de enero tras escapar de la violencia en la ciudad de Maarat-al-Numan.
EFE

Rusia y China volvieron a vetar este viernes en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución para prolongar el mecanismo que permite la entrega de ayuda a la población civil siria a través de las fronteras del país y cuya autorización expira esta media noche.

Trece de los quince miembros del máximo órgano ejecutivo de la ONU votaron a favor de la resolución presentada por Alemania y Bélgica y que aboga por mantener abiertos los dos cruces transfronterizos de Bab al Salam y Bab al Hawa, que son gestionado por Naciones Unidas.

Sin embargo, Rusia propone que solo se mantenga abierto uno de ellos y, el miércoles pasado, presentó una contrapropuesta en este sentido que solo logró cuatro votos a favor.

De no aprobarse este texto podrían paralizarse estas operaciones humanitarias de las que dependen millones de personas, principalmente en el norte del país, según Naciones Unidas.

"Hay millones de personas que tienen una necesidad extrema de ayuda en Siria a través de las líneas transfronterizas", aseguraron Alemania y Bélgica en un comunicado difundido tras conocerse el resultado de la votación.

Ambos países mantienen que su propuesta, apoyada por la gran mayoría de los miembros del consejo, está "exclusivamente basada en las necesidades humanitarias sobre el terreno y contaba con un apoyo abrumador de los miembros del Consejo".

"Sin embargo, Rusia y China han elegido vetar este acercamiento puramente humanitario. Lamentamos profundamente esta decisión", asegura la nota, en la que ambos países insisten en su compromiso de defender la "extensión de la base jurídica que sustenta la asistencia transfronteriza" y en el que también llamaron a los miembros del Consejo de Seguridad a asumir sus responsabilidades con la Carta de Naciones Unidas y con el pueblo sirio.

Por su parte, China, que considera que las sanciones impuestas contra Siria son "ilegales", insistió en otro comunicado sobre la necesidad de "respetar la soberanía y la integridad territorial de Siria"

Rusia, el gran aliado del Gobierno de Bachar al Asad, ya había forzado el pasado enero que se redujera a dos el número de cruces fronterizos que podían usarse en estas operaciones, en las que la asistencia se entrega sin pasar por las autoridades de Damasco.

Moscú quiere dejar sólo uno de ellos en funcionamiento durante los próximos seis meses y que conecta Turquía con la provincia de Idlib, el último gran bastión de los rebeldes sirios.

Ambas potencias sostienen que la ayuda debe ser vehiculada a través del Gobierno de Damasco.

Otros países, como Estados Unidos, reclamaban que se reabra además el paso de Al Yarubiya, en la frontera con Iraq, y que se quedó fuera de servicio en la última resolución ante la insistencia de Rusia, que ya entonces vetó una propuesta que lo incluía por considerarlo una "línea roja".

La ONU también había pedido la reapertura de Al Yarubiya dado que es un punto clave para la entrada de material médico para el noreste de Siria.

Etiquetas
Comentarios