Despliega el menú
Internacional

internacional

Más de un centenar de víctimas de minas en Libia en un mes y medio

Muchas de esas víctimas son civiles que regresaron a sus hogares tras meses desplazados a causa de los intensos combates.

Búsqueda de restos humanos en unas recientes exhumaciones en Libia.
Búsqueda de restos humanos en unas recientes exhumaciones en Libia.
EFE

Más de un centenar de personas han muerto o resultado heridas a causa de la explosión de minas desde la expulsión hace un mes y medio de Trípoli y otras ciudades del oeste de las fuerzas del mariscal Jalifa Hafter, tutor del Ejecutivo no reconocido en el este de Libia y hombre fuerte del país, según ha denunciado este domingo la ONU.

En un comunicado, la misión de Naciones Unidas para Libia (UNSMIL) subrayó que muchas de esas víctimas son civiles que regresaron a sus hogares tras meses desplazados a causa de los intensos combates entre la fuerzas del mariscal y la alianza formada por el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) sostenido por la ONU en la capital y la vecina ciudad-estado de Misrata.

"Las minas y los artefactos explosivos colocados en o cerca de las casas han causado más de 100 víctimas", incluidos civiles y expertos en eliminación de minas, señaló, sin ofrecer más detalles.

Tanto la ONU como organizaciones como Human Rights Watch han acusado a las fuerzas del mariscal (LNA) de colocar esas minas, que según la ONG son "de origen soviético y ruso".

Las milicias a las órdenes del GNA y Misrata, unidas en la operación "Volcán de la Ira", lograron en mayo pasado hacer retroceder a las fuerzas de Hafter en el oeste, 14 meses después de que éste levantara un cerco militar a la capital.

Al cambio de tendencia en la guerra contribuyó la interferencia de Turquía, que desde diciembre del pasado año ha enviado a más 10.000 mercenarios sirios para luchar junto al GNA.

Hafter, por su parte, cuenta con el apoyo de mercenarios sudaneses, chadianos y sirios, además de rusos como los miembros de la Compañía de Seguridad Militar Privada (PSMC) "Wagner Group", propiedad del oligarca Yevgeny Prighozhin, amigo del presidente, Vladimir Putin.

La alianza formada por el GNA y Misrata advirtió hoy de que no entrará en proceso de diálogo hasta que expulse a los mercenarios rusos, a lo que acusó de apoderarse de los yacimientos petroleros del país.

Etiquetas
Comentarios