Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Uno de los agujeros más grandes en el ozono del Ártico comienza a cerrarse por el calor

Este cambio no tiene relación con la reducción de la contaminación debido al confinamiento por el covid-19.

Comparatica de los niveles de ozono en el Ártico el día 29 de marzo y 21 de abril de 2020.
Comparatica de los niveles de ozono en el Ártico el día 29 de marzo y 21 de abril de 2020.
NASA

Este pasado mes de marzo, la comunidad científica descubrió un agujero de "grandes" dimensiones en la capa de ozono en el Polo Norte. Fue a principios de abril cuando la Agencia Espacial Europea (ESA) confirmó su existencia gracias a los datos del satélite Sentinel-5P de Copernicus. Se trataba de un agujero inédito no por el hecho de haberse producido -ya ha sucedido en alguna ocasión- sino por sus dimensiones, un millón de kilómetros cuadrados.

La principal teoría que explica la formación de este agujero "grande" pasa por unas condiciones atmosféricas poco habituales: unas temperaturas inusualmente gélidas en la estratosfera han hecho que se desplomen los niveles y se abra este agujero en la capa de ozono, según los científicos. Normalmente las temperaturas mínimas en el Ártico tiendes a ser menores que en la Antártida porqué no se alcanzan niveles tan extremos. Pero, este año unos potentes vientos alrededor del polo norte atraparon aire frío, según ha informado el diario 'La Vanguardia'.

Después de un mes, este agujero se ha cerrado. El motivo de su desaparición no tiene nada que ver con la reducción de la contaminación debido al confinamiento por el coronavirus, sino más bien a un ola de calor. En concreto, el Ártico ha experimentado un aumento de las temperaturas esta semana, con hasta 20º C por encima de las temperaturas normales para esta época del año.

Según el equipo del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de la red europea Copernicus, el agujero no volverá a formarse, a pesar de que está previsto que el aire frío vuelva a reforzarse en los próximos días. ”El agujero de la capa de ozono del hemisferio norte en el año 2020 es definitivamente un evento que bate récords”, explica la científico de Copernicus, Antje Inness.

Formación de un agujero de grandes diemensiones

Para que se forme un agujero de ozono se deben alcanzar temperaturas por debajo de -80 °C, luz solar, campos de viento y sustancias como los clorofluorocarbonos (CFC) .Durante los meses de invierno, las temperaturas suelen ser extremadamente frías, ambos polos sufren un agotamiento del ozono. "Es muy inusual que ocurra una reducción del ozono tan fuerte en el hemisferio norte, pero el vórtice polar de este año fue excepcionalmente fuerte y persistente, y las temperaturas fueron lo suficientemente bajas como para permitir la formación de nubes estratosféricas durante varios meses" apunta una científica.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión