Despliega el menú
Internacional

Tercer Milenio

El primer ministro maltés dimitirá por el caso de una periodista asesinada

El país vive un terremoto político por la investigación del crimen de la mujer, que investigaba vínculos corruptos entre empresarios y políticos malteses y que murió por la explosión de una bomba en su coche.

Imagen de archivo de la periodista fallecida ayer en Malta.
Imagen de archivo de la periodista fallecida ayer en Malta.
Reuters

El primer ministro maltés, Joseph Muscat, avanzó hoy su intención de dimitir en enero, tras días de presión por los nexos de algunos de sus colaboradores con el caso por el asesinato en 2017 de la periodista Daphne Caruana Galizia.

Muscat avanzó en un mensaje televisado que dimitirá del cargo una vez que el Partido Laborista elija un sucesor, en un proceso que se espera para el 12 de enero: "Es lo que el país necesita en estos momentos", señaló tras varios días de silencio.

Malta vive un terremoto político por los últimos avances en la investigación del crimen de la periodista, que investigaba vínculos corruptos entre empresarios y políticos malteses y que murió a los 53 años de edad por la explosión de una bomba colocada en su coche.

El primer ministro ha informado de sus intenciones al presidente de la República de Malta, George Vella, y adelantó que mientras su partido halla un nuevo líder, continuará en el cargo "para asegurar estabilidad en el liderazgo del país".

"Desde mañana debemos mirar adelante. Soy consciente de que para que esto suceda se requiere una señal clara de empezar una nueva página, y eso solo lo puedo hacer yo pues debo asumir las responsabilidades aunque no esté implicado", afirmó.

En la mañana del domingo, el Partido Laborista había confirmado por unanimidad su apoyo a Muscat, que gobierna desde las elecciones de 2013 y revalidó el cargo en 2017, en unos comicios adelantados por el escándalo de los Papeles de Panamá, que salpicó a su esposa.

Protestas

Malta lleva ocho días de protestas continuadas después de que fuera arrestado el empresario Yotgen Fenech cuando trataba de salir del país a bordo de su yate y a quien se ha acusado formalmente de ser quien ideó el asesinato de la periodista de investigación.

El magnate, en prisión provisional, ha acusado a su vez al jefe de gabinete de Muscat, Keith Schembri, de ser el cerebro del crimen, lo que ha suscitado una enorme crisis política en este pequeño estado insular de la Unión Europea.

Además dimitieron el ministro de Turismo, Konrad Mizzi y el de Economía, Chris Cardona, por su presunta relación financiera con el empresario y principal sospechoso, aunque el segundo ha sido hoy rehabilitado en el cargo por el primer ministro.

Muscat denunció el viernes que el magnate trataba de extorsionarle a cambio de la gracia presidencial, un beneficio que finalmente le ha sido rechazado.

Etiquetas
Comentarios