Despliega el menú
Internacional

sucesos

Al menos 9 muertos y 33 heridos por un atentado cerca de la universidad de Kabul

Por el momento ningún grupo insurgente ha reivindicado la autoría del atentado.

Universidad de Kabul
Universidad de Kabul.
Google Maps

Un terrorista suicida que viajaba en un vehículo cargado de explosivos y huía de la Policía, que lo había identificado, perpetró este viernes el atentado cerca de la universidad de Kabul, que causó al menos 9 muertos y 33 heridos.

"La información inicial muestra que el objetivo del ataque no era la universidad (...) El vehículo estaba siendo perseguido por la Policía y el atacante se vio obligado a detonarlo en la carretera", afirmó a Efe el portavoz de la Policía capitalina, Firdaws Faramarz.

El atentado se produjo hacia las 7.10 hora local (2.40 GMT), cerca de la entrada sur de la universidad de Kabul, "pero estamos recolectando todavía información sobre la naturaleza de la explosión y el objetivo", afirmó a Efe el portavoz de la Policía capitalina, Firdaws Faramarz.

Según el portavoz, ahora "está claro que se trataba de un atacante suicida" y si no hubiera sido por la presión de las fuerzas de seguridad, que evitaron que el insurgente llegara al objetivo de su ataque, éste "podría haber sido más mortífero".

"Estamos aún investigando quién puede estar detrás del ataque y cuál era el objetivo", detalló Faramarz.

El número de víctimas asciende ahora a 9, incluido el atacante, y el de heridos a 33, de acuerdo con el último balance proporcionado en un comunicado por el portavoz del Ministerio de Salud Pública, Wahidullah Mayar.

"Los heridos ya han sido hospitalizados y están recibiendo el tratamiento necesario", detalló Mayar.

En un comunicado posterior, el Ministerio de Interior afgano detalló que entre las víctimas hay un policía de tráfico y que el resto son civiles, y añadió que de acuerdo con la información inicial el artefacto explosivo estaba acoplado a un coche.

Por el momento ningún grupo insurgente ha reivindicado la autoría del atentado.

El último ataque de relevancia en Kabul se produjo el pasado 1 de julio, cuando al menos 11 personas murieron y 65 resultaron heridas, entre ellas 9 niños, en una operación talibán con bomba y un posterior tiroteo a un edificio del Ministerio de Defensa.

Ese atentado se produjo en medio de las conversaciones entre una delegación talibán y representantes de Estados Unidos en Catar, en la que suponía la séptima ronda de reuniones sobre las negociaciones de paz para Afganistán.

Ambas partes buscan una salida a casi dos décadas de conflicto armado en la nación asiática, aunque hasta ahora los talibanes se han negado a sentarse en la misma mesa con el Gobierno afgano.

Según los últimos datos difundidos por el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), del Congreso de Estados Unidos, el control del Ejecutivo de Kabul ha alcanzado su punto más bajo desde que se comenzó a contabilizar el dato en 2015, con apenas un 54 % del territorio en sus manos.

Etiquetas
Comentarios