Internacional

colombia

Un ataque con bomba destruye un tramo del oleoducto colombiano Caño Limón-Coveñas

Las Fuerzas Militares han responsabilizado el ataque, que no ha provocado víctimas mortales ni heridos, a la guerrilla del ELN, el grupo rebelde activo más grande de Colombia.

La empresa ha subrayado que el oleoducto no estaba funcionando en el momento del ataque.
La empresa ha subrayado que el oleoducto no estaba funcionando en el momento del ataque.
Google Maps

La petrolera Ecopetrol ha activado un plan para contener la contaminación ambiental por un derrame de petróleo del oleoducto Caño Limón-Coveñas, que ha sufrido un ataque con bomba atribuido por las Fuerzas Militares a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) por el que ha quedado destruida una parte del oleoducto.

El derrame ocasionado por la explosión en la tubería ha contaminado el suelo y la capa vegetal en una zona rural del municipio de Saravena, en el departamento colombiano de Arauca, que hace frontera con Venezuela, según ha informado Ecopetrol.

Las Fuerzas Militares han responsabilizado el ataque, que no ha provocado víctimas mortales ni heridos, a la guerrilla del ELN, el grupo rebelde activo más grande de Colombia con unos 2.200 combatientes y considerado como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

La empresa ha subrayado que el oleoducto no estaba funcionando en el momento del ataque.

La tubería de 773 kilómetros de longitud y con capacidad para transportar hasta 210.000 barriles diarios de crudo sufrió 89 atentados en 2018, según estadísticas de Ecopetrol, mientras que este año ha sido blanco de 19 ataques con explosivos.

La frecuente parálisis de la tubería no ha afectado a las exportaciones ni el bombeo en el campo Caño Limón, ubicado en el departamento de Arauca y operado por Occidental Petroleum, debido a que la empresa está utilizando el oleoducto Bicentenario para transportar los 50.000 barriles diarios de crudo producido.

El ELN, que justifica sus ataques con el argumento de que las empresas multinacionales petroleras y mineras se apoderan de los recursos naturales del país, se niega a suspender en forma unilateral sus hostilidades como lo exige el presidente colombiano, Iván Duque, para comenzar un diálogo de paz que permita acabar por completo el viejo conflicto que ha dejado 260.000 muertos.

Etiquetas
Comentarios