Internacional

Descubren conexiones entre el asesinato de un político y la ultraderecha alemana

El sospechoso de cometer el crimen tenía una estrecha relación con la escena neonazi y un amplio historial delictivo.

Miembros de la policía investigan la vivienda de Walter Lübcke.
Miembros de la policía investigan la vivienda de Walter Lübcke.
Efe

Un hombre de estrechos contactos con la escena neonazi y ultraderechista alemana y amplio historial delictivo es el principal sospechoso del asesinato del político cristianodemócrata (CDU) Walter Lübcke, un veterano gestor público de 65 años muy apreciado por el pueblo, que dirigía la administración territorial en la región de Kassel, ciudad en el centro de Alemania. Por su cargo era responsable de organizar la acogida de refugiados en el norte del Estado federado de Hesse. La Fiscalía Federal, responsable de la lucha antiterrorista y la investigación de crímenes políticos, anunció este domingo que asumía el caso, lo que confirma que, aunque se desconoce aún el móvil del crimen, se sospecha que la política defendida por la víctima pudo ser la causa de su muerte. Lübcke fue encontrado muerto en la madrugada del pasado 2 de junio en la terraza de su propia casa con un disparo en la cabeza.

El político conservador se había convertido en blanco de una campaña de acoso e insultos en las redes sociales por parte de elementos de extrema derecha desde que en otoño de 2015 defendiera la política de refugiados de la canciller federal, Angela Merkel. Lübcke subrayó entonces los valores cristianos en los que se basó la decisión de Merkel para abrir la frontera a más de un millón de refugiados y afirmó que a los alemanes a los que no les gustara esa medida podían cruzar también la frontera en sentido contrario y abandonar el país. El político regional recibió desde entonces numerosas amenazas, muchas de ellas de muerte.

Ataque bomba a refugiados

Spiegel Online identificó este lunes al detenido por la muerte de Lübcke como Stephan E, residente en Kassel y que, al parecer, ha mantenido estrechos contactos con grupos neonazis como 'Combat 18', muy cercano a 'Blood & Honour', una organización internacional que lucha por la supremacía de la raza blanca. Los seguidores de 'Combat 18' comercian con armas, redactan tutoriales para la fabricación de artefactos explosivos y difunden ideología racista de ultraderecha.

Stephan E. fue detenido por primera vez en 1993 por atacar con una bomba de carga hueca un asilo de refugiados en la localidad de Hohenstein-Steckenroth, en el céntrico estado de Hesse, que no llegó a explotar, ya que los habitantes pudieron inutilizar a tiempo el artefacto. El autor del atentado, entonces un joven de 20 años, fue condenado a una pena de cárcel. En 2009 atacó junto a otros 400 miembros de los llamados Nacionalistas Autónomos un acto de la Confederación Alemana de Sindicatos (DG). Fue condenado por grave alteración del orden público a una pena menor de cárcel, aunque quedó en régimen de libertad condicional.

Detenido el pasado sábado en su vivienda de Kassel, a Stephan E. le fueron incautadas varias armas, aunque al parecer no se encontraba entre ellas la utilizada para asesinar a Lübcke. La policía intervino igualmente material informático y de telefonía móvil que está siendo analizado minuciosamente por expertos. El diario 'SZ' destaca que en su canal de Youtube había comentado que si el gobierno no intervenía habría muertos y revela que su detención fue ordenada después de que los investigadores encontraran rastros de su ADN en la ropa de su presunta víctima.

Etiquetas
Comentarios