Internacional

Queman dos camiones con ayuda, 60 militares desertan y 300 personas resultan heridas en la frontera colombiana

Una veintena de personas habrían resultado heridas, incluida una niña.

Quemados dos camiones con ayuda humanitaria en uno de los puentes de la frontera entre Colombia y Venezuela.
Twitter

Dos de los camiones con ayuda humanitaria estadounidense enviados a la frontera entre Colombia y Venezuela han sido incendiados en el Puente Francisco de Paula Santander que une la ciudad colombiana de Cúcuta con la ciudad venezolana de Ureña. Una veintena de personas habrían resultado heridas, incluida una niña.

"Estábamos acá protestando, llevando la ayuda humanitaria de manera pacífica y hemos sido emboscados por la Policía Nacional Bolivariana. Nos bloqueó la gandola (camión) y nos comenzó a tirar perdigones y bombas lacrimógenas", ha relatado uno de los manifestantes en declaraciones a la televisión colombiana Caracol.

"Aquí hay bastantes heridos. Nos secuestraron dos gandolas y nos las quemaron", ha añadido el activista de la oposición. En las imágenes de la televisión se puede ver una densa columna de humo negro en la distancia. Los heridos están siendo atendidos en una carpa de Migración Colombia instalada en el lado colombiano del puente.

Colombia y Venezuela se encuentran en un momento de máxima tensión fronteriza por la intención de Estados Unidos de enviar ayuda humanitaria a Venezuela a través de Colombia con el apoyo de la oposición venezolana y pese a la negativa del Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Este contencioso se enmarca en la crisis política abierta después de que el presidente de la Asamblea Nacional venezolana, el opositor Juan Guaidó, se autoproclamara presidente encargado del país el pasado 23 de enero por considerar ilegal el nuevo mandato presidencial de Maduro.

Intento frustrado de llevar ayuda humanitaria

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres de Colombia ha informado de que se ha procedido a la descarga de los camiones que habían sido preparados para trasladar la ayuda humanitaria hasta Venezuela después de que las fuerzas de seguridad venezolanas hayan mantenido el cierre de los pasos fronterizos.

"Inicia proceso de descarga de las tractomulas que no habían salido a zona de frontera aún y se resguarda nuevamente la ayuda humanitaria en el Puente de la Unidad. Este proceso lo verifica personal de la DIAN", ha indicado la UNGRD en un mensaje publicado en Twitter.

"Seguimos recibiendo el respaldo de la comunidad internacional, que ha podido ver, con sus propios ojos, como el régimen usurpador viola el protocolo de Ginebra, donde se dice claramente que destruir la ayuda humanitaria es un crimen de lesa humanidad", ha señalado el autoproclamado presidente de Venezuela, el opositor Juan Guaidó.

"El régimen usurpador se vale de los actos más viles e intenta quemar el camión con ayuda humanitaria que se encuentra en Ureña. Nuestros valientes voluntarios están realizando una cadena para salvaguardar la comida y las medicinas", ha añadido.

Diputado de oposición eleva a 14 los muertos en el sur de Venezuela

El diputado opositor venezolano Américo De Grazia dijo este sábado que los enfrentamientos entre civiles y militares en el sur de Venezuela, en la frontera con Brasil, han dejado ya 14 muertos, "todos por armas de fuego", y "centenares de heridos".

"No menos de 14 muertos reportan desde el Hospital Zurita. Y centenares de heridos. Todos de armas de fuego. Colapsado el servicio médico. Sin posibilidad de trasladarlos al hospital de #PacaraimaBrasil #23F", escribió el diputado en su cuenta de Twitter.

El suceso se produjo en la población fronteriza de Santa Elena de Uairén, estado Bolívar, donde desde se han registrado enfrentamientos entre comunidades indígenas de la zona con funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Por su parte, el dirigente opositor Andrés Velázquez también informó de 14 muertes y agregó que el hospital de Santa Elena de Uairén no cuenta con recursos para atender al centenar de heridos.

"En el hospital no hay solución (fisiológica), no hay sangre, no hay oxígeno, no hay reactivos. Heridos se desangraron sin ser intervenidos", dijo Velázquez en un mensaje en Twitter.

Con anterioridad, el diputado Juan Andrés Mejía informó en rueda de prensa de que en Santa Elena de Uairén se estaba produciendo "una masacre contra el pueblo indígena pemón" y que se contabilizaban cuatro personas "asesinadas" y más de 20 heridos de bala.

De Grazia, por su parte, aseguró que "colectivos armados" tomaron las calles de Santa Elena de Uairén "conjuntamente" con la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) "disparando a mansalva a los transeúntes, decretando un estado de sitio y de terror" en la zona.

Asimismo, la Comisión Parlamentaria para la Ayuda Humanitaria, denunció que el centro asistencial donde yacían los heridos de esta zona estaba siendo atacado con armas de fuego, lo que estaría "flagrantemente violando normativas internacionales del Acuerdo de Ginebra", añadió.

El médico Julio Castro, miembro de la comisión, recordó que atacar con armas de fuego un centro de salud "está claramente en contra de normas humanitarias internacionales".

Agregó que "estamos haciendo un llamado lo más fuerte, formal y severo posible a las autoridades humanitarias internacionales para que se pronuncien".

Más de 60 militares venezolanos desertan

Más de 60 miembros de las Fuerzas Armadas de Venezuela desertaron y buscaron refugio hoy en Colombia, informó el ministro de Exteriores colombiano, Carlos Holmes Trujillo, al actualizar las cifras divulgadas con anterioridad.

"En el día de hoy han llegado desarmados a territorio colombiano más de 60 militares, varios de ellos oficiales, quienes han solicitado refugio en Colombia, demostrando la pérdida de confianza con el usurpador régimen de Maduro", dijo Trujillo en Cúcuta durante una rueda prensa.

Las deserciones, precisó, "se han dado en los departamentos de Norte de Santander y Arauca durante el día de hoy".

Tan solo en Norte de Santander han sido 53 los miembros de las Fuerzas Armadas venezolanas que desertado, entre los que se encuentran miembros de la Guardia Nacional, de la Armada, la Policía Nacional Bolivariana y de las Fuerzas Especiales (FAES).

En Arauca, Migración Colombia aclaró que ha recibido a "ocho miembros de la Guardia Nacional, la Armada y el Ejército".

El director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, explicó el proceso que siguieron los militares desertores para solicitar protección de las autoridades colombianas.

"El procedimiento es acercarse a autoridades migratorias y nosotros le otorgamos un salvoconducto", manifestó.

Dicha solicitud, agregó, "tiene análisis previos del argumento que están dando para la concesión del refugio y, en base a eso, se le concede la posibilidad de refugio o no".

El proceso de deserción comenzó hacia las 08.00 hora local (13.00 GMT) de hoy cuando cuatro miembros de la Guardia solicitaron la protección de las autoridades de este país en la ciudad de Cúcuta.

"Tres miembros de la guardia venezolana acaban de desertar de la dictadura de Nicolás Maduro en el Puente Internacional Simón Bolívar y han solicitado ayuda a Migración Colombia", indicó ese organismo en un corto mensaje enviado a los medios.

Los uniformados que han decidido abandonar las filas se han acercado a las autoridades colombianas en Cúcuta, capital de Norte de Santander, que está comunicada por el puente internacional Simón Bolívar con la ciudad venezolana de San Antonio, en el estado Táchira.

También han empleado el puente Francisco de Paula Santander, que une a Cúcuta con la localidad de Ureña, mientras que en Arauca los uniformados han llegado a Colombia a través del río del mismo nombre.

Colombia eleva a 285 los heridos

El ministro de Exteriores colombiano, Carlos Holmes Trujillo, elevó en Cúcuta a 285 el número de personas que resultaron heridas durante los disturbios generados por el paso de la ayuda humanitaria a Venezuela desde Colombia.

"Estos hechos violatorios de derechos humanos causados desde y en territorio venezolano dejan un número hasta el momento de 285 lesionados", detalló Trujillo en una declaración conjunta con el ministro de Defensa, Guillermo Botero, y el director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento.

Trujillo señaló que 255 de los heridos son ciudadanos venezolanos y los 30 restantes colombianos, a la vez que agregó que la mayoría de ellos resultaron afectados por gases lacrimógenos y por el "uso de armas no convencionales".

Además, el canciller aseguró que, de las víctimas, 37 "han requerido hospitalización", por lo que fueron trasladados a centros médicos de la zona.

"Esta acción pacífica y de carácter humanitario ha sido interrumpida desde Venezuela bajo el régimen usurpador de (Nicolás) Maduro con una represión violenta", acotó el canciller en referencia a la entrega de ayuda al país petrolero.

Hoy las autoridades venezolanas bloquearon el paso en el puente internacional Francisco de Paula Santander de los primeros camiones con ayuda humanitaria provenientes de Colombia y lanzaron gases lacrimógenos contra los manifestantes que los acompañaban.

De igual forma, en el puente Simón Bolívar, que conecta Cúcuta con San Antonio, miembros de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) de ese país cortaron el paso a los manifestantes que les pedían que permitieran el ingreso de la ayuda.

Ante esto, Trujillo dijo que "hoy el mundo ha sido testigo de que Colombia, Chile, Paraguay, Estados Unidos y muchos países de la región han estado en una acción multilateral humanitaria y pacífica para llevar alimentos y medicinas a los ciudadanos venezolanos".

Por ello, afirmó que "Colombia y la comunidad internacional" cumplieron y recibieron violencia desde Venezuela, pese a que destacó que el proceso se realizó con la presencia del secretario general de la OEA, Luisa Almagro, y varios observadores internacionales.

"De ser necesario, se tomarán medidas adicionales que se irán analizando en seguimiento al tema y continuaremos actuando con medidas pacíficas y en protección a los ciudadanos colombianos", concluyó el canciller.

Por su parte, el ministro Botero aseguró que muchos de los heridos de la jornada se registraron en los pasos ilegales de la porosa frontera que comparten los dos países, que se extiende a lo largo de 2.219 kilómetros.

"Muchos de los heridos han ocurrido en las trochas que comunican con Venezuela", explicó Botero, quien añadió que esas personas han decidido regresar a Colombia por los mismos caminos "en busca de asistencia médica en Colombia".

Agregó que los centros médicos de la región, principalmente el Hospital Universitario Erasmo Meoz de Cúcuta, están abiertos y dispuestos para "atender esta emergencia".

Etiquetas
Comentarios