Despliega el menú
Internacional

El atentado mortal de un grupo afín a Daesh amenaza la paz en sur de Filipinas

El ataque con una furgoneta bomba ha dejado diez muertos y siete heridos graves.

Vista de un puesto militar dañado tras el ataque de este martes.
El atentado mortal de un grupo afín a Daesh amenaza la paz en sur de Filipinas
Efe

Diez personas murieron este martes en un atentado en Basilan atribuido a los terroristas de Abu Sayyaf, un ataque que amenaza la paz en el sur de Filipinas y perpetrado cuatro días después de que el presidente Rodrigo Duterte invitara a ese grupo afín al Estado Islámico (EI) a sentarse en la mesa de negociación.

El atentado ocurrió a las 6.00 hora local (22.00 GMT del 30 de julio) en un puesto de control militar en Lamitan, capital de la isla de Basilan, cuando un terrorista hizo explotar una bomba en la furgoneta que él mismo conducía, confirmó en rueda de prensa el portavoz del Ejército filipino, el coronel Edgard Arevalo.

Los fallecidos son un soldado, cinco integrantes de las Fuerzas Armadas Ciudadanas (CAFGU, en inglés) -milicias formadas por civiles que apoyan al Ejército- y cuatro civiles -tres mujeres y un menor- que eran familiares de los miembros de la CAFGU que vivían en un campamento próximo al lugar de los hechos.

El último recuento de víctimas incluye también siete heridos graves, además del atacante suicida que murió en el acto.

Testigos del suceso señalaron a medios locales que el terrorista tenía aspecto y hablaba con acento extranjero, pero el coronel Arevalo aclaró que todavía no hay pruebas sobre la identidad u origen del atacante.

Ningún grupo ha asumido aún la autoría del ataque, pero las autoridades filipinas apuntan a Abu Sayyaf, que tiene su bastión en Basilan, una pequeña isla del sur de Filipinas de mayoría musulmana.

Allí nació y se refugió durante años quien fuera el líder de ese grupo, Isnilon Hapilon, más conocido como el "emir" del EI en el Sudeste Asiático, abatido el año pasado por tropas filipinas en los combates en la ciudad de Marawi, en el oeste de Mindanao.

El atentado de este martes empaña las expectativas de asentar fácilmente la paz en el sur de Filipinas a pesar de que Duterte firmara el pasado jueves la ley que amplía la autonomía de la región de mayoría musulmana, que se rebautizará como Bangsamoro y que incluye Basilan.

La Ley Orgánica del Bangsamoro es necesaria para implementar el acuerdo de paz alcanzado en 2014 con el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), el mayor grupo rebelde musulmán del país, que gobernará esa región a cambió de deponer la lucha armada y renunciar a sus aspiraciones independentistas.

La nueva región, que deberá lograr la plena soberanía para 2022, tendrá un gobierno regional, mayor autonomía fiscal, además de policía, parlamento y sistema de justicia propios.

Este fin de semana, Duterte visitó varias ciudades del Bangsamoro para divulgar las bondades de la paz y expresó su voluntad de entablar un diálogo con Abu Sayyaf, fruto de una escisión de grupos musulmanes separatistas más moderados ante el fracaso de sucesivos intentos de paz.

Desde la Presidencia filipina condenaron "en los términos más duros posibles" el atentado y lo calificaron como un "crimen de guerra" y un "ataque indiscriminado" contra inocentes.

"Las autoridades están investigando el incidente, pero prometemos hacer todo lo posible para que los responsables de este ataque descarado sean llevados ante la justicia", aseveró en rueda de prensa el portavoz presidencial, Harry Roque.

Fundado en 1991 como un grupo separatista por un puñado de excombatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética, Abu Sayyaf ha degenerado en los últimos años en una organización criminal conocida por sus bombardeos y secuestros, sobre todo de pescadores y tripulantes de embarcaciones extranjeras.

Aunque muy debilitado tras la ofensiva de Marawi el año pasado, en esa convulsa zona del sur de Filipinas tiene presencia además el Grupo Maute, también leal al EI y catalogado como organización terrorista por Filipinas, Estados Unidos y la Unión Europea, al igual que Abu Sayyaf.

Etiquetas
Comentarios