Despliega el menú
Internacional

Mugabe recibió garantías antes de dimitir de que ni él ni su familia serían juzgados

El principal partido opositor confía en que la Presidencia de Mnangagwa no sea una réplica del "régimen malvado" de su predecesor.

Mnangagwa, nuevo presidente de Zimbabue después del golpe de Estado del 14 de noviembre
Mugabe recibió garantías antes de dimitir de que ni él ni su familia serían juzgados
STR

El ya expresidente Robert Mugabe quiere morir en Zimbabue y no partir al exilio. En este sentido, y antes de presentar su dimisión, recibió garantías de que no será juzgado, según han desvelado fuentes próximas a la negociación. El nonagenario exmandatario recibirá un paquete de jubilación que incluye una pensión, así como una prestación por vivienda, vacaciones y transporte, seguro médico, viajes aéreos limitados y seguridad conforme a la legislación zimbabuense. Asimismo, el exdirigente también recibió garantías para su seguridad y la de su familia dentro del país.

Una fuente gubernamental ha asegurado que Mugabe, de 93 años, dijo a los negociadores que quería morir en su país y que no tenía intención de vivir en el exilio. "Era algo muy emotivo para él y se mostró muy firme", ha contado la fuente, que no está autorizada a hablar de los detalles del acuerdo. "Para él era muy importante que se le garantizara la seguridad para permanecer en el país (...) aunque eso no le detendrá de viajar al extranjero cuando quiera o tenga que hacerlo", ha puntualizado.

Desde que el martes el presidente del Parlamento anunció la dimisión de Mugabe, tras 37 años en el poder, no se habían conocido detalles sobre el acuerdo que éste habría alcanzado con el Ejército, que tomó el control del país el 14 de noviembre, para acceder a renunciar al poder. Su caída ha venido forzada por su decisión de cesar al vicepresidente Emmerson Mnangagwa el pasado 6 de noviembre, lo que fue visto tanto por el Ejército como por los veteranos de guerra y un sector del gobernante ZANU-PF como un intento de allanar el camino a la sucesión a la primera dama, Grace Mugabe.

El Ejército rechazó el cese de Mnangagwa y el 14 de noviembre dio un golpe de Estado que, días después, derivó en la renuncia de Mugabe a la Presidencia y el inicio de un proceso de transición que ha derivado en el nombramiento de Mnangagwa como nuevo presidente del país. Mnangagwa fue restituido como miembro del ZANU-PF durante el fin de semana y ha sido propuesto por el partido para ocupar el puesto dejado vacante por Mugabe. Así las cosas, tras regresar el miércoles al país, está previsto que el viernes tome posesión como nuevo presidente.

Hostilidad hacia Grace

"El presidente saliente es obviamente consciente de la hostilidad pública hacia su mujer, el odio en algunos círculos sobre la manera en que ella se ha comportado y se ha acercado a la política de partido del ZANU-PF", ha señalado una segunda fuente.

"En ese sentido, fue necesario también garantizarle que toda su familia, incluida su mujer, estarían a salvo y seguros", ha precisado. Según la fuente gubernamental, el momento clave para Mugabe después de que el Ejército tomara el control, fue cuando se dio cuenta de que iba a ser sometido a un 'impeachment' y expulsado de una manera poco digna. "Cuando el proceso comenzó, entonces se dio cuenta de que había perdido el partido", ha explicado la fuente.

El expresidente está "agotado" por los acontecimientos de la última semana y podría viajar a Singapur para exámenes médicos en las próximas semanas, según la fuente. Estaba previsto que viajara a Singapur a mediados de noviembre antes de que el Ejército le pusiera bajo arresto domiciliario. En cuanto a la sucesión en el cargo de Mugabe por parte del exvicepresidente Emmerson Mnangagwa; el principal partido opositor --Movimiento por el cambio Democrático (MDC)-- ha expresa su confianza en que sucesor de Mugabe no repita su "régimen malvado" y "corrupto" mantenido durante 37 años. En su primer mensaje oficial desde que el exmandatario presentó su dimisión el martes, el MDC ha dicho que ve con optimismo cauto la llegada al poder de Mnangagwa y que espera que su Presidencia no sea "una réplica" del régimen incompetente, decadente, corrupto y malvado" de Mugabe.

Etiquetas
Comentarios