Despliega el menú
Internacional

La militancia conservadora, confusa y frustrada por la negociación con la UE

El Partido Conservador británico asiste este año a un congreso dominado por el 'brexit'.

Una bandera europea delante del Big Ben
La UE asume el reto del 'brexit': "Estamos listos"
Efe

Los militantes del Partido Conservador británico asisten este año a un congreso anual dominado por el 'brexit', en el que el Gobierno se esfuerza en mostrar unidad pese a los enfoques dispares de sus ministros.

El lento avance de las negociaciones con Bruselas, junto con los mensajes contradictorios de algunos ministros, causa "frustración" a ciertos afiliados, como el galés Sam Bidwell, que cree que "la Unión Europea no está haciendo lo suficiente para llegar a un buen acuerdo".

"Entiendo que ellos lo que intentan es mantener el bloque unido y no desean hacer muchas concesiones, pero creo que deberían mostrar una mejor voluntad", declaró a Efe este estudiante de 16 años.

"Todo está avanzando muy lentamente, ¿cómo puede ser tan difícil llegar a un consenso?", se pregunta.

Su compañera en las Juventudes Conservadoras Stephanie Whitehead, del este de Inglaterra, confiesa que le crea "confusión" por qué la UE "no puede negociar ya mismo la futura relación" con el Reino Unido, pues, a su juicio, "iría en beneficio de todos".

"Yo creo que están poniendo obstáculos a propósito, porque no quieren parecer débiles", afirma.

La empresaria Samantha Harvey, de 53 años, apostilla que es la propia Comisión Europea la que propaga rumores sobre las supuestas desavenencias entre los ministros británicos, para "debilitar la posición negociadora" de la primera ministra, Theresa May.

"La UE quiere causar conflicto, cada dos por tres cambia sus exigencias, deberían mostrarse más conciliadores. Al fin y al cabo, el Tratado de Lisboa no dice nada de tener que pagar por salir del bloque", afirma.

Harvey no cree que los frecuentes comentarios del ministro de Exteriores, Boris Johnson, al margen de la línea oficial sean, como piensan muchos "tories", un intento de boicotear a May para cumplir sus propias aspiraciones políticas de sucederla en el cargo.

"En mi opinión, es sano que haya debate dentro del Gobierno, y May ya lo ha dicho: no quiere rodearse de hombres que le dicen que sí a todo", dijo a Efe esta británica de origen chino, que, junto a decenas de colegas, hizo más de media hora de cola para presenciar en directo el discurso de Johnson.

"Me encanta el optimismo de Boris, creo que es muy necesario y para nada socava la posición de May", explicó James Martin, un contable de 26 años de Bristol.

Para este conservador, el político y periodista, abanderado del 'brexit' en el referéndum del 23 de junio de 2016, debería tomar las riendas de la negociación con Bruselas.

"Es dinámico, inteligente, y en cargos previos como la alcaldía de Londres ya demostró que puede hacer cosas", valora.

Martin coincide con Johnson en que la separación de la UE debe producirse "lo antes posible" y de la manera "más completa", con un periodo "mínimo de transición" y pagando solo "lo que sea estrictamente imprescindible".

La intervención de Boris Johnson, conocido tanto por su elocuencia como por su ambición, fue sin duda la más popular de la jornada de hoy en el congreso conservador, que se celebra en general en un ambiente pausado y sin euforias, lejos de los cánticos y multitudes que predominaron en el congreso laborista.

Algunos jóvenes, casi todos de traje y corbata, y bastante gente mayor se pasean y charlan entre los expositores de diferentes grupos de presión y organizaciones que pueblan el centro de conferencias de Manchester, entre ellos de los Gobiernos de Malvinas y Gibraltar.

La jubilada Janet Parrot, que, como cada año, ha acudido al congreso con un grupo de amigas, "lamenta" que el foco de atención sea el 'brexit' -por el que no votó, pero que acepta-, pues se dejan de lado "propuestas interesantes para la educación o la sanidad".

Parrot es de las pocas personas que parecen preferir a May antes que a Johnson, pues ella "es racional y eficiente", mientras que "él... podría pensar menos en él mismo y más en el interés del partido".

La autoridad y el apoyo a May podrán medirse tras su discurso de mañana, que clausura este congreso, cuando se prevé que aborde la negociación con la UE pero también la creciente amenaza del laborismo de Jeremy Corbyn.

Etiquetas
Comentarios