Internacional
Suscríbete por 1€

OTAN

Los países de la OTAN acuerdan crear un "gran ejercito"

El último ejercicio con el despliegue real de tropas de la OTAN se realizó en 2006 e implicó a unos 9.000 efectivos.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha anunciado este jueves que los aliados organizarán "un gran ejercicio" con el despliegue real de tropas en 2015 en el marco del acuerdo alcanzado por los ministros de Defensa de la OTAN para promover "ejercicios más ambiciosos, con una mayor gama de escenarios y más frecuentes", como forma de garantizar que se mantienen preparadas para actuar de manera conjunta en el futuro y a menos de dos años de que concluya su misión de combate en Afganistán.

El último ejercicio con el despliegue real de tropas de la OTAN se realizó en 2006 e implicó a unos 9.000 efectivos, aunque el nuevo ejercicio pactado, cuyos detalles todavía deben definirse, podría implicar a hasta 40.000 efectivos, según fuentes aliadas.

Rasmussen ha saludado el "paso importante" que han dado este jueves los ministros de Defensa de la OTAN para poner en marcha la iniciativa de las Fuerzas Conectadas, tal como se acordó en la cumbre de mayo de 2012 de Chicago. El objetivo es garantizar que las fuerzas aliadas mantienen su capacidad de trabajar conjuntamente para responder a crisis futuras después de que termine a finales de 2014 la misión de combate en Afganistán, que el danés ha recordado esta mañana que ha servido como "motor" para la "modernización" de las fuerzas aliadas.

La iniciativa apuesta por "ampliar" la formación y el entrenamiento de las fuerzas aliadas y "reforzar" los ejercicios, ha recordado Rasmussen, quien ha admitido que los aliados se enfrentan al desafío ahora de "preservar y transmitir" la capacidad de intervención conjunta en Afganistán.

"Hoy hemos dado un paso importante en esta iniciativa. Hemos acordado sus objetivos y hemos pedido a nuestros expertos militares que presenten propuestas concretas sobre cómo ponerlos en práctica", ha explicado en rueda de prensa.

"La iniciativa incluirá un plan de entrenamiento completo hasta 2020, para garantizar que nuestros ejercicios son coherentes, completos y cubren toda la gama de misiones de la Alianza", ha precisado Rasmussen, avanzando que dicho plan incluirá un "gran ejercicio" en 2015 con el despliegue de "un número significativo de fuerzas desplegadas, no sólo unidades de mando y control".

Reforzar ejercitos con fuerza de reacción rápida

Dado que los aliados no pueden permitirse "duplicar" sus esfuerzos en el actual contexto de crisis, los ministros de Defensa de la OTAN han acordado que su Fuerza de Respuesta Rápida --una fuerza multinacional de distintos países aliados de hasta 13.000 efectivos con distintos componentes, incluidos terrestre, marítimo, de combate aéreo y apoyo, fuerzas especiales y fuerza contra ataques químicos, biológicos, radiológicos y nucleares y de rotación anual-- estará "en el centro" de la iniciativa de las Fuerzas Conectadas.

"Reforzaremos sus ejercicios, por ejemplo incluyendo el batallón que el Gobierno de Estados Unidos ha ofrecido para rotar en Europa precisamente para este objetivo", ha explicado el danés, quien ha avanzado que la fuerza de intervención rápida está abierta a "más contribuciones" de otros aliados y terceros países. "Esto hará la Fuerza de Respuesta una escuela de cooperación, así como una herramienta de reacción rápida, un recurso inmediato, pero también una inversión en el futuro".

Rasmussen ha confirmado que los aliados han acordado ampliar la utilización de la financiación común de la OTAN para apoyar el entrenamiento y los ejercicios, para reforzar la Fuerza de Respuesta Rápida y para capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

"Hemos acordado ampliar la utilización de la financiación común en algunas áreas específicas centradas en cómo podemos mejorar la capacidad de despliegue, la movilidad de nuestras fuerzas, cómo podemos facilitar la interoperabilidad, esto es, la capacidad de nuestras fuerzas de operar y trabajar juntas, algo que puede hacerse a través de entrenamiento y ejercicios", ha explicado.

Rasmussen ha dejado claro no obstante que "como punto de partida, los ejercicios todavía serán responsabilidad nacional y financiados por los Estados miembros". "Pero podemos facilitar los ejercicios de la OTAN utilizando la financiación común para costear parte", ha explicado.

Los aliados también han acordado "mejorar la gestión de los recursos" para garantizar que "la financiación común es transparente y el dinero se gasta de forma eficiente".

Mayor sincronización en planificación de defensa

Además, los aliados han acordado hacer "más transparente" el proceso de planificación de la Defensa de la OTAN y que esté "más sincronizada con la planificación de la defensa nacional" y hacerla "más eficiente" y más flexible para poder atender "los requisitos futuros" de capacidades militares necesarias. Se trata de fomentar que los aliados se consulten antes de tomar decisiones sobre reducciones de sus capacidades militares o grandes adquisiciones, para medir su impacto en el resto y las capacidades de la Alianza en su conjunto.

Rasmussen ha defendido que la cooperación multinacional para mantener y desarrollar las capacidades militares necesarias y compartirlas "es una parte importante de la respuesta a la austeridad económica" para rebajar los costes ,pero ha dejado claro que no resuelve todos los problemas y los aliados necesitan garantizar "un nivel de inversión en defensa suficiente".

"Mi gran preocupación es que si los recortes se mantienen ello dañará severamente nuestra capacidad para atajar y abordar los desafíos de seguridad futuros", ha avisado.

Sólo Estados Unidos, Reino Unido, Grecia y Estonia destinaron en 2012 el 2% o más de su Producto Interior Bruto a defensa.

Estados Unidos lleva tiempo avisando a los europeos que necesitan invertir más en su propia defensa dado que en el futuro no podrá asumir "la carga" actual, según fuentes diplomáticas.

Etiquetas