Despliega el menú
Internacional

Elecciones en EE. UU.

Los estadounidenses confían en Obama y le dan cuatro años más

El candidato demócrata consigió 303 votos electorales, necesitaba 270 para la reelección. Los republicanos mantienen la mayoría en la Cámara de Representantes.

El presidente de EE. UU., Barack Obama, fue reelegido con al menos 303 votos electorales, una cifra más holgada de lo que apuntaban los pronósticos, y tras ganar en casi todos los estados claves frente al aspirante republicano, Mitt Romney.

Según el recuento provisional elaborado por los medios con datos del escrutinio parcial, Obama superó los 270 votos necesarios para ser elegido presidente de Estados Unidos con victorias en 25 estados y el Distrito de Columbia.

Romney, por su parte, logró 203 votos electorales de 23 estados, según las proyecciones.

Obama, que dispondrá de un segundo mandato para gobernar hasta 2016, anunció su victoria a través de la red social Twitter, con el mensaje "cuatro años más", y dio las gracias a sus votantes.

"Estamos todos juntos en esto. Esto es por lo que hicimos campaña, esto es lo que somos. Gracias", dijo en un mensaje en el que firma con sus iniciales, BO.

A continuación colgó una foto en la que se le ve abrazando a su esposa, Michelle, con el mensaje de "cuatro años más" y que los usuarios de la red social reenviaron 242.000 veces.

De los nueve estados más cruciales en juego, Obama se ha llevado siete: Nuevo Hampshire, Iowa, Colorado, Nevada, Ohio, Virginia y Wisconsin.

Para Romney se ha ido Carolina del Norte, un estado de tradición republicana pero en el que Obama ganó en 2008, y Florida todavía no está decidido.

El presidente se aseguró los votos electorales necesarios para ganar pasadas las 23.00 hora local (04.00 GMT) con sus victorias en los estados de Iowa y Ohio.

Desde 1960, ningún presidente ha llegado a la Casa Blanca sin imponerse también en el crucial Ohio, que aporta 18 votos electorales y que permitió a Obama asegurarse la cifra mágica de 270.

Obama también se impuso en Nevada y Colorado, dos estados con un importante electorado hispano.

En 2008, cuando ganó unos comicios que lo convirtieron en el primer presidente negro de la historia de EE. UU., Obama logró 365 votos electorales frente a los 173 que consiguió su entonces rival, el republicano John McCain.

En un principio la campaña republicana no reconoció la derrota, con el argumento de que aún quedan votos por contar en Ohio y Florida, entre otros estados.

Pero después Romney llamó por teléfono a Obama para admitir su derrota y a continuación salió al escenario del centro de convenciones de Boston y, en un discurso muy breve, deseó al presidente "éxito para guiar a la nación".

El Senado siguió bajo control de los demócratas, lo que representa un revés para los republicanos, que intentan hacerse con la mayoría en la Cámara Alta desde 2006, según las proyecciones de los medios.

Este martes se renovó un tercio de los 100 escaños del Senado, que hasta ahora ocupaban 23 demócratas y diez republicanos.

La racha de buenas noticias para los demócratas incluyó la victoria de Elizabeth Warren frente al senador Scott Brown en el estado de Massachusetts, ya que los republicanos habían depositado en él buena parte de sus esperanzas de volver a controlar la Cámara Alta.

En Virginia, en otra de las contiendas más reñidas en este ciclo electoral, el exgobernador republicano George Allen aceptó su derrota frente al exgobernador demócrata Tim Kaine.

En cuanto a la Cámara de Representantes, los republicanos mantendrán su control, como estaba previsto, según las proyecciones divulgadas por varios medios.

Aunque se renuevan los 435 escaños de la Cámara Baja, los expertos coinciden en que su control depende, en última instancia, del desenlace de hasta 60 contiendas, debido en parte a la nueva demarcación de distritos electorales basada en los datos del Censo de 2010.

También se eligió este martes a gobernadores en 11 estados y, según los resultados preliminares, solo Carolina del Norte cambió de color y votó por un republicano para reemplazar a un demócrata.

Etiquetas