Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Bodegas Valdemar, más de 125 años de pasión por el vino

Bodegas Valdemar, más de 125 años de pasión por el vino

Esta empresa familiar trata con mimo y tradición sus vides, aportando a cada uno de sus caldos matices únicos derivados de la dedicación exclusiva de las cepas.

La nueva creación de Valdemar es La Gargantilla y Conde Valdemar, su emblema emblema que ha cruzado las fronteras.
La nueva creación de Valdemar es La Gargantilla y Conde Valdemar, su emblema emblema que ha cruzado las fronteras.

Elaborar un vino único no es fruto del azar. Esta tarea conlleva dedicación, constancia y tratar cada vid de forma especial y diferente para obtener de ella unas características singulares. Esa es la filosofía con la que desde hace más de 125 años trabajan en Bodegas Valdemar. Tradición, conocimientos y experiencia maridan a la perfección con el amor al producto que sienten aquellos que allí desempeñan su labor. Y eso se plasma en el resultado final.

La pasión comienza desde el viñedo, donde cada parcela se cuida de forma exclusiva para obtener las mejores vides. Esta dedicación ha acompañado a la producción de esta empresa familiar, ahora regentada por la quinta generación. Solo de esta forma se pueden ofrecer unos vinos tan diversos y de calidad extraordinaria.

Bodegas Valdemar cuenta con 20 referencias entre las que incluye blancos, rosados y tintos. Uno de sus clásicos, que elaboran desde los años 80, se ha convertido en su marca más prestigiosa: Conde Valdemar, emblema que ha cruzado las fronteras y muestra el trabajo de este negocio familiar en el exterior. En la actualidad, la marca está presente en más de 55 países de los 5 continentes. De esta destacan sus reservas y grandes reservas, que muestran la elegancia del tempranillo en su máximo potencial.

Dentro de esta marca, también se ha alzado como una de sus propuestas más representativas el Conde Valdemar Finca Alto Cantabria, el primer blanco fermentado en barrica de Rioja. Este vino, ideal para acompañar a pescados en salsa, carnes blancas, foie-gras y arroces de pescado y marisco, nace en Alto Cantabría, el viñedo más emblemático de esta casa y que ya se ha inscrito para ser uno de los primeros viñedos singulares de Rioja D. O. Ca.

Producciones exclusivas en otras fincas

Esta empresa familiar también ha creado Inspiración Valdemar, una marca que se elabora en una bodega tipo 'boutique' con vinos exclusivos de pequeñas producción. Así, el protagonismo lo tienen los caldos que proceden de parcelas y variedades minoritarias y únicas. A estas características responden el Tempranillo Blanco o la Maturana.

Además, en Bodegas Valdemar nunca dejan de buscar nuevos matices y sensaciones a través de los vinos. Por ello, Jesús y Ana Martínez Bujanda, la quinta generación al frente de las bodegas, acaban de presentar la Gargantilla. Este nuevo vino es de una parcela del viñedo Finca del Marquesado, un sueño que tuvo el abuelo de ambos y que, ahora, sus nietos se han encargado de hacer realidad.

La nostalgia de la ambición del abuelo, junto con las peculiares características de su producción, convierten a la Gargantilla en una elaboración única llena de matices sensoriales y emocionales. Este vino se obtiene de una parcela de Garnachas viejas, a 580 metros de altitud, que crecen sobre suelo pedregoso. La vendimia es otra de las labores que le infunden un carácter único: se realiza a mano, primero con una preselección de las cepas que formarán parte de ese vino, marcando las de menor producción y con un buen equilibro de sus frutos. Por último, su crianza en roble francés seminuevo permite integrar toda la naturaleza de la garnacha, con la finura, elegancia y suavidad de la madera.

La representación de la peculiaridad del producto se traduce en una exclusiva producción de 4.040 botellas, donde se ha buscado que sobresalgan las notas a frutas con las riquezas de sus matices.

Además de ofrecer un amplio catálogo de vinos, Bodegas Valdemar cuenta con diversas propuestas enoturísticas que parten de sus instalaciones en la localidad alavesa de Oyón, donde se puede experiencias completas en torno al vino, que se convierten en su mejor carta de presentación.

Etiquetas