Despliega el menú
Economía
Suscríbete

salud laboral

Una guía para curar "oficinas enfermas"

¿Mi oficina está enferma?" es el título de una guía elaborada por la Dirección General de Salud Pública que explica los problemas que pueden generar una mala iluminación, escasa ventilación o demasiado ruido en el puesto de trabajo.

El Síndrome del Edificio Enfermo define, según la Organización Mundial de la Salud, "un conjunto de enfermedades estimuladas por la contaminación del aire en espacios cerrados y que afecta al 20% de los ocupantes".

Algunos de los problemas que pueden motivar ese síndrome son la falta de iluminación, demasiado ruido o la ventilación escasa, y en este sentido la OMS recuerda que el 90% de nuestro tiempo lo pasamos habitualmente en espacios cerrados, ya sea en el puesto de trabajo o en los hogares.

Desde la dirección general de Salud Pública se ha editado, en colaboración con la Fundación Ecología y Desarrollo, una guía que determina los principales problemas que se generan y las propuestas de solución.

"Hacemos un repaso de los problemas más frecuentes que se detectan en los edificios de oficinas y los síntomas de las pequeñas anomalías que se pueden producir", explica Alberto Alcoea, jefe del servicio de Salud Ambiental, quien considera que son problemas "fácilmente solucionables en el diseño y proyecto de las construcciones de nuevas oficinas".

Los problemas más detectados hablan de iluminación deficiente, ante lo cual la guía recomienda el mayor número posible de zonas de luz natural y aconseja fluorescentes cubiertos con difusores.

El ruido es otro factor importante, igual que la temperatura, y en éste último caso los expertos recuerdan que el buen mantenimiento del sistema de calefacción y aire acondicionado asegura que los filtros estén limpios.

Se recomienda una temperatura media para el invierno no superior a los 21 grados y en verano inferior a los 26, explica Alcolea.

La humedad relativa es también un factor que tener en cuenta ya que la sequedad puede generar irritación ocular, eritemas cutáneos y también algunas infecciones respiratorias, por lo que la guía propone como media preventiva "una humedad relativa aconsejable de entre el 30 y el 70%".

Se han editado en torno a 2.000 ejemplares y se han distribuido en las oficinas de las administraciones y entre las grandes empresas, aunque está disponible para todos los ciudadanos en la página web de Salud Pública del Gobierno de Aragón: www.saludpublicaaragon.es.

Etiquetas