Despliega el menú
Economía

PRESENTACIÓN EN ZARAGOZA

Nace una plataforma para exigir mayor compromiso social a las cajas

Esta nueva plataforma aragonesa no quiere conformarse con un futuro modelo de cajas de ahorro en el que «se repitan los errores anteriores».

Imagen de un acto organizado por AICAR-ADICAE, una de las impulsoras de la plataforma
Una decena de entidades se unen para exigir mayor compromiso social a cajas
HA

Una decena de entidades y asociaciones aragonesas han unido sus fuerzas para hacer público un manifiesto en el que exigen que las cajas de ahorro sean entidades sociales «desde el principio hasta el final», y no sólo con su «obra social».

Esta nueva plataforma está formada por Aicar-Adicae, la Asociación de Estudios Psicológicos y Sociales, la Asociación de Vecinos San José, Cáritas, Comisiones Obreras, UGT, OSTA, la Federación de Barrios de Zaragoza y representantes de los impositores en las asambleas generales de las cajas de ahorro aragonesas, y ha sido presentada este miércoles en Zaragoza.

Todas ellas han redactado un manifiesto, al que está previsto que se adhieran más entidades, que pretende evidenciar que los aragoneses no quieren conformarse con un futuro modelo de cajas de ahorro en el que «se repitan los errores anteriores y se soslayen las necesidades reales de los clientes y ciudadanos».

Estiman que es posible hacer las cosas «de otra forma», y en este sentido Paco Sanz, de Aicar-Adicae, se ha referido a las «prácticas abusivas como las cláusulas de suelo, las comisiones elevadas o la comercialización de productos de ahorro tóxicos o el acceso limitado al crédito que ahoga la economía».

La nueva entidad quiere hacer un seguimiento del proceso de reforma de las cajas de ahorro; impulsar los mecanismos para exigir responsabilidades a los ejecutivos y directivos profesionales de las cajas que hayan tenido que solicitar ayudas públicas por su gestión; pedir cambios en el proceso electoral de las cajas de ahorro para evitar fraudes, y formar un frente unitario para presentar candidaturas en los procesos electorales de las cajas.

Además, en el manifiesto apuntan que pretenden impulsar compromisos de transparencia y responsabilidad en el trato a la clientela, «evitando prácticas fraudulentas», o la inclusión de cláusulas perjudiciales en los contratos.

Quieren, asimismo, fomentar un modelo de actuación financiera social, democrática y sostenible, como motor económico vinculado al territorio, ya que si las cajas obtienen todos sus beneficios de sus zonas de actuación, les corresponde «ser un motor de desarrollo económico regional».

Una de sus principales exigencias es obtener una obra social «amplia, moderna y con renovada función social y mayor compromiso con los problemas reales de los ciudadanos», ya que estiman que las medidas aprobadas en febrero de 2011 para la reforma de las cajas «comprometen seriamente los recursos a aportar a la Obra Social».

Así, deberían aprobarse cambios que obliguen a las cajas a dotar un porcentaje mayor de sus beneficios a obra social, para alcanzar por lo menos el 45% de los mismos, «muy alejado del 25% actual», y que se adapte a las nuevas demandas sociales.

Para todo ello, Sanz ha explicado que se va a crear un observatorio de seguimiento de la actualidad de las cajas de ahorro y se realizarán aportaciones a los grupos políticos para modificar la legislación vigente.

Etiquetas