Despliega el menú
Economía
Suscríbete

ECONOMÍA ESPAÑOLA

Un bombero pirómano en Economía

Economía deja claro que el mínimo de capital básico -'core capital'- exigido para las entidades que no cumplan unos determinados requisitos será del 10%.

Las cartas que remitió el miércoles la ministra de Economía, Elena Salgado, a los máximos responsables de la CECA y la AEB (las patronales de las cajas de ahorros y la banca, respectivamente) lejos de calmar los ánimos han servido para generar más incertidumbre e inquietud en el sector financiero.

En esas cartas, Economía deja claro que el mínimo de capital básico -'core capital'- exigido para las entidades que no cumplan unos determinados requisitos será del 10% (en su primera comparecencia, Salgado habló de una horquilla de entre el 9% y el 10%, más tarde pareció aceptar el 9,5% para quedar ¿definitivamente? en el 10%). Y define con mayor precisión qué va a computar como capital básico y qué no: se acepta que las ayudas del FROB se consideren parte del capital de mayor calidad. Las cartas anuncian también un cambio sustancial en el pulso mantenido hasta ahora entre el Banco de España y el Ministerio de Economía, a favor de este último.

Independientemente del interés de los asuntos avanzados en las cartas, lo que sorprende son las formas. Causa perplejidad que el propio Ministerio, obviando el hecho de que los mercados observan cada mínimo movimiento, avanzara el miércoles en dos misivas oportunamente filtradas a la prensa algunas de las líneas maestras del decreto ley que debe servir para reforzar la solvencia de las entidades financieras españolas, cuando todo el mundo esperaba que la anunciada norma fuera aprobada cuanto antes -se barajaba el Consejo de Ministros de hoy- para despejar definitivamente todas las incógnitas.

El efecto que esta actuación ha tenido es el de sembrar aún mayor desconcierto. Si aceptamos que hay una relación directa entre los anuncios y las medidas aprobadas por el Gobierno y la evolución de la prima de riesgo de España, hay que convenir que la actuación ministerial del miércoles no ha aumentado precisamente la percepción que los mercados tienen de la solvencia del país. Hace una semana sacábamos pecho porque la prima de riesgo había descendido hasta los 173 puntos (100 puntos menos que 20 días antes). El riesgo país de España se colocaba ayer en 203 puntos básicos.

Etiquetas