Despliega el menú
Economía

PENSIONES

Trabajo urge al Parlamento a cambiar la regulación del fondo de pensiones para hacerlo más rentable

"Es urgente que los grupos parlamentarios alcancen un acuerdo con el Gobierno para conseguir mayor seguridad, rentabilidad y eficiencia del fondo de reserva de las pensiones", según apuntó este lunes el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado. El montante que garantiza el pago de estas prestaciones en momentos de declive económico era a 31 de diciembre de 2007, de 45.715,99 millones de euros. En febrero de 2008 hubo un nuevo ingreso de 4.700 millones, al que se sumó el pasado día 27 otra dotación idéntica. Es decir, la cuantía actual del fondo ronda los 55.200 millones de euros.

Sobre este sistema público de protección social, además, planean los negativos efectos del descontrol de los precios. Ante una inflación del 5,1%, como la adelantada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) para junio, la Seguridad Social tendría que actualizar en 3,1 puntos la nómina de las prestaciones, lo que elevaría su coste anual en más de 4.000 millones de euros. Cada décima que la desviación de los precios supere el 2% supondrá al sistema 72 millones de subida y otros 72 millones de consolidación del incremento. En este sentido, el mensaje del Gobierno es tranquilizador porque hay dinero para afrontar la revalorización de las pensiones.

Las declaraciones de Granado tuvieron lugar en la comisión parlamentaria encargada de renovar el Pacto de Toledo, acuerdo político suscrito en 1995 y revisado en 2003, encargado de velar por el futuro del sistema público y que ha servido de base para las últimas reformas de pensiones. El secretario de Estado se mostró prudente en su demanda para evitar el rechazo tajante del PP, tal y como ocurrió en la anterior legislatura.

A su juicio, es preciso invertir parte del fondo en renta variable, pero rehusó hablar de porcentaje y condiciones, circunstancias que apuntó deberán establecer por consenso los firmantes del futuro acuerdo. Una vez concluida su intervención, explicó en pasillos, que nadie debe entender que el Gobierno pretende sacar el fondo "al parqué, sin más". "Estamos hablando de buscar fórmulas de gestión más modernas y eficientes", insistió.

Rifi-rafe político

Esta primera comparecencia de Granado tenía por objeto debatir el futuro del fondo pero se convirtió en un rifi-rafe entre el secretario de Estado y el diputado del PP, Tomás Burgos, quien preguntó por el destino de 6.000 millones de euros del superávit de la Seguridad Social de 2007, que nunca llegaron al fondo. Granado, visiblemente molesto, respondió que la ganancia neta del sistema no va íntegra a la reserva de las pensiones. Añadió, que también se utiliza, por ejemplo, para engrosar el capítulo destinado a la prevención de riesgos laborales y amortización anticipada de créditos.

Burgos, que comentó el buen hacer de su partido cuando pasó por el Ministerio de Trabajo, se interesó asimismo por la separación de fuentes que afecta a los complementos de mínimos; por el coste para la Seguridad Social de las bonificaciones al empleo; por las proyecciones de 2008; y por la evolución de los ingresos y los gastos.

Granado, que rechazó que el PSOE actúe peor que el PP, pidió coherencia al diputado popular y le instó a que se dejase de "coñas", algo que fue interpretado por Burgos como "falta de respeto". El portavoz popular rogó al secretario de Estado que no se pusiera a la defensiva cuando se le solicitan datos y explicaciones. "No va a conseguir que dejemos de ejercer nuestra obligación en esta cámara", dijo.

Con independencia del cruce de descalificaciones, Granado contestó que el coste de los complementos de mínimos (dinero necesario para pagar la pensión de aquellos trabajadores que aunque han cotizado 15 años no lo han hecho por un importe suficiente) asciende a 5.400 millones, de los que 3.300 proceden de las cuotas sociales; que las bonificaciones al empleo siempre han sido y son financiadas por el Servicio Público Estatal de Empleo (antiguo INEM); y que las proyecciones están inconclusas. Igualmente respondió que en 2008, "los ingresos crecen más que los gastos aunque no es un buen año al igual que junio tampoco va a ser un buen mes".

Etiquetas