Despliega el menú
Economía
Suscríbete

REFORMA DE LAS PENSIONES

Subir el cómputo a 25 años reducirá un 20%

El asesor Enrique García Tomás destaca que por cada año que se amplíe la base reguladora para calcular la pensión se percibirá un 2% menos, consiguiendo así el recorte del gasto que pretende la reforma.

El empobrecimiento general de las pensiones es la consecuencia más grave que va a tener la reforma que está acabando de ultimar el Gobierno y que hoy llevará al Consejo de Ministros. "Si finalmente suben los años de cotización de los 15 a los 25 para calcular la base reguladora de las pensiones, eso supondrá un 2% menos de pensión por cada año más que computen, es decir, que si incrementan en diez años el cálculo, la rebaja de las pensiones será del 20%". Es la opinión del asesor laboral Enrique García Tomás, que insiste en que "cuánto más se agrande el cálculo, peor será para los contribuyentes», acentuando la tendencia que se viene dando en los últimos años de no revalorización de las las pensiones.

A juicio de este experto, se está hablando poco del nudo gordiano de esta reforma, que es precisamente el incremento del número de años con los que a partir de ahora harán el cálculo de las pensiones. "A Felipe González le costó una huelga general la reforma de 1985, que consistió en subir el cómputo de 2 a 8 años, que además aplicó de forma inmediata. Después, en julio de 1997 se subió de 8 a 15 de forma paulatina, pero ahora la peor sorpresa que pueden darnos, y ojalá me equivoque, es que quieran pasar de los 15 a los 25 años de manera inmediata para salvar la situación».

Jóvenes y autónomos, los más castigados

Uno de los colectivos más perjudicados será sin duda el de los autónomos que normalmente cotizaban por lo máximo los últimos años y para los que ahora el camino para una jubilación digna se hará mucho más largo. También a los jóvenes que se incorporan tarde al mercado laboral, la reforma de las pensiones les complicará muchísimo tener acceso a la pensión máxima cuando se jubilen: «Empiezan tarde y cobrando poco ya que la mayoría son mileuristas, así que cuanto más atrás les echen el cálculo de años peor lo tendrán». Y lo mismo sucederá con los colectivos más castigados por el desempleo: las mujeres y los parados de larga duración. «Lo que va a ocurrir es que se van a crear un montón de pensionistas de mínimos. El Estado les tendrá que regalar el complemento de mínimos, a través de cotizaciones ficticias» durante un par de años como las que piensa aportar para mujeres que dejen de trabajar para criar a sus hijos o licenciados con becas de formación. Según Enrique García Tomás, la reforma de las pensiones va a incrementar las mínimas, actualmente cifradas en 563,10 euros y, sin embargo, dificultará el acceso a las máximas, que están en 2.466 euros.

«No hay que olvidar que esta reforma de las pensiones es importantísima y toca a todos los españoles. Como decía antes, espero equivocarme en lo de la aplicación inmediata de extender el cómputo de los años para calcular la pensión, porque si es así, será bastante traumático», subrayó el asesor laboral, que reconoce que mucha gente acude a su despacho muy preocupada por «este decretazo»: «Vienen muchos a punto de prejubilarse para pedir información y asegurarse de que no les coja». En opinión de García Tomas, el Gobierno podría haber hecho mejor las cosas. «En lugar de precipitarse e intentar calmar a los mercados, debería haber hecho un estudio pormenorizado, ver el problema de la Seguridad Social, pero pensión por pensión, y buscar una solución global». En este sentido, considera que el debate público se está centrando en lo menos problemático que será el retraso de la edad de jubilación de forma progresiva, cuando lo que verdaderamente afectará a todos los españoles es la ampliación de los años para calcular la base reguladora de las pensiones. Además, critica que no se diga nada de la necesaria reforma de las pensiones de viudedad y orfandad, «que necesitan una revisión en profundidad para que no haya tanto desequilibrio». Para García Tomás, sería también imprescindible modificar las pensiones por invalidez e incapacidad: «La ley de racionalización del Sistema de la Seguridad Social ya decía en 1997 que en un año se regularía la pensión de incapacidad permanente y ya han transcurrido 13 años desde entonces y no se ha modificado nada»,

El único punto sobre esta reforma de las pensiones que Enrique García Tomás considera positivo es que la posibilidad de jubilarse anticipadamente se retrase dos años de los 61 actuales a los 63. «Es una medida acertada que evitará que mucha gente pase por el desempleo sin tener que hacerlo. Lo que se está produciendo en muchas empresas son despidos de trabajadores que están cerca de cumplir los 61 y así están unos meses en el paro y después se jubilan con coeficiente reductor». Si bien, matiza el experto, para los mutualistas no han cambiado las cosas: «En 1967 adquirieron el derecho de prejubilarse a los 60 años y así lo seguirán haciendo, eso sí se les descuenta entre un 6% y un 8% por cada año en función de lo que lleven cotizados», concluye.

Etiquetas