Despliega el menú
Economía

La aerolínea suspende todos sus vuelos

Spanair deja de volar e irá a concurso de acreedores

Esta medida se toma ante la insostenible situación financiera, con fuertes pérdidas y un alto enduedamiento. Cerca de 2.000 personas trabajan en esta compañía.

Clientes de la aerolínea se acercan a su mostrador en busca de información
Spanair deja de volar y presentará concurso de acreedores
AFP

La línea aérea Spanair ha confirmado la suspensión de operaciones a partir de este viernes, lo que supone la cancelación de sus vuelos, y además se prevé que presentará concursos de acreedores la próxima semana.

Según han explicado fuentes de la compañía, el concurso de acreedores será el segundo paso tras la suspensión de operaciones; su último vuelo comercial aterrizará a las 22.00 de este viernes.

En una nota, Spanair pide perdón a los usuarios perjudicados y justifica su decisión "ante la falta de viabilidad financiera para los próximos meses", por la que "la compañía ha optado por cesar la operación de sus vuelos como medida de prudencia y seguridad, y tomará todas las medidas legales pertinentes".

Spanair detalla que a lo largo de todo el día la dirección de la compañía se ha coordinado con AENA y con las autoridades del Ministerio de Fomento para asegurar un correcto plan de contingencia en los aeropuertos.

Los usuarios que tenían previsto volar con Spanair o que habían adquirido un billete para los próximos días, semanas o meses disponen de información en la página web de la compañía, www.spanair.com, sobre como proceder para recuperar su dinero.

También se ha puesto a disposición de los clientes en el Spanair Center un número de teléfono para poder atender a los pasajeros, el 902.13.14.15

"La dirección de Spanair lamenta y pide disculpas a todas aquellas personas que se vean afectadas por esta situación. Y agradece la comprensión y la ayuda de las autoridades aeronáuticas y de las otras aerolíneas que facilitarán la reasignación de los pasajeros", señala la nota de la compañía.

La dirección de la aerolínea también agradece el enorme y continuo esfuerzo realizado por los empleados de la compañía y los accionistas, la mayoría instituciones públicas, aunque este último aspecto no lo menciona la nota.

La aerolínea Spanair, con unos 2.000 trabajadores, una facturación anual de 600 millones y una cuota de mercado del 22 %, arrastra una historia de turbulencias económicas con varios expedientes de regulación de empleo y pérdidas millonarias (115,72 millones en el 2010).

La Generalitat ha confirmado que cerraba el grifo de las aportaciones de fondos públicos a Spanair y esto, unido al desinterés de Qatar Airlines por entrar en el capital, ha sido determinado para el brusco final de esta aventura empresarial.

Etiquetas