Despliega el menú
Economía
Suscríbete

MACROECONOMÍA

Los 27 pactan una dotación de 500.000 millones para el fondo permanente

El Eurogrupo no logra avanzar en la flexibilidad del actual mecanismo, prioridad de España.

La ministra española Elena Salgado, con colegas europeos, ayer en Bruselas.
Los 27 pactan una dotación de 500.000 millones para el fondo permanente
GEORGES GOBET/AFP

Los ministros de Economía de la Unión Europea pactaron ayer una dotación de 500.000 millones de euros para el fondo de rescate permanente para los países de la zona del euro con problemas de deuda que comenzará a funcionar a mediados de 2013, según anunció el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker. No obstante, no lograron avanzar en la flexibilización del actual mecanismo para que pueda comprar bonos y dar créditos preventivos, que es la prioridad para España. «Nos hemos puesto de acuerdo sobre el volumen de la capacidad de préstamos del mecanismo europeo de estabilidad, nos hemos puesto de acuerdo sobre un montante de 500.000 millones de euros», explicó Juncker. Esta dotación se revisará cada dos años.

Además, a esta cantidad se añadirá la aportación del Fondo Monetario Internacional (FMI), probablemente 250.000 millones, así como las contribuciones voluntarias de los Estados que no pertenecen a la eurozona, según indicó el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

El actual fondo, que expira en 2013, está dotado con 750.000 millones de euros, incluyendo la aportación de 250.000 millones del Fondo Monetario. No obstante, del tramo intergubernamental del mecanismo (440.000 millones), solo pueden utilizarse 250.000 millones porque el resto debe mantenerse como reserva para conservar la máxima calificación crediticia.

Pacto de competitividad

Los ministros de Economía de la zona del euro discutieron ayer reforzar el fondo temporal para que se pueda utilizar todo el dinero disponible, así como ampliar sus usos, pero no alcanzaron ningún acuerdo y aplazaron cualquier decisión a la cumbre de líderes europeos que se celebrará los días 24 y 25 de marzo. «No hay acuerdo sobre nada hasta que haya acuerdo sobre todo», avisó el presidente del Eurogrupo. Juncker admitió además que el acuerdo para flexibilizar el actual fondo de rescate está supeditado a la aprobación de un Pacto de Competitividad, como pide Alemania. «Las ideas sobre el refuerzo de la competitividad forman parte de la respuesta global» de la UE a la crisis de deuda, dijo.

No obstante, el contenido del Pacto de Competitividad no fue discutido por los ministros de Economía porque los líderes encargaron su redacción al presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. El Eurogrupo seguirá discutiendo sobre la flexibilización del fondo de rescate el 14 de marzo y, si no se llega a un compromiso, se convocará una reunión extraordinaria el 21 de marzo.

Por su parte, el Pacto de Competitividad se debatirá en la cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno prevista para el 11 de marzo. La canciller alemana, Angela Merkel, quiere que el Pacto incluya retrasar la edad de jubilación, acabar con las cláusulas de indexación salarial, fijar límites al déficit en la ley o en la Constitución y armonizar el impuesto de sociedades.

Problemas en Portugal

Los ministros de Economía de la zona del euro constataton que la situación en los mercados de deuda sigue siendo «preocupante». «Estamos siguiendo de cerca la evolución en Portugal», reconoció Juncker al ser preguntado por el aumento por encima del 7% de los tipos de interés de la deuda portuguesa, que los analistas consideran que hace inevitable llev ar a cab un rescate. «Creemos que el Gobierno portugués ha adoptado acciones efectivas y que Portugal va en la buena dirección, pero todo esto debe observarse en las próximas semanas y meses», señaló el primer ministro luxemburgués.

Los casos de Grecia e Irlanda

Por lo que se refiere a Grecia, que se está beneficiando de un rescate de 110.000 millones de euros de la UE y el FMI, el Eurogrupo pidió al Gobierno de Atenas que «prosiga e intensifique» los ajustes y reformas y que lleve a cabo un programa de privatizaciones y venta de activos inmobiliarios por valor de 50.000 millones de euros, algo que ha provocado rechazo en el país.

En cuanto a Irlanda, los ministros de Economía de la zona del euro creen que su actuación está «perfectamente en línea» con los ajustes pactados para recibir una asistencia financiera de 85.000 millones. La rebaja de los tipos de interés que pagan Grecia (5,2%) e Irlanda (5,8%) por sus rescates es una de las «opciones» que discute el Eurogrupo, apuntó Juncker, que precisó que tampoco sobre esto hay acuerdo.

Etiquetas