Despliega el menú
Economía

CRISIS ECONÓMICA

"En la lista de despidos estamos todos"

La dirección de la empresa La Bella Easo ha presentado un ERE con 96 despidos motivado por la caída de ventas. El comité achaca a la "mala gestión" las pérdidas económicas y exige un plan de futuro y la retirada de la lista para poder empezar a negociar este martes.

El futuro de La Bella Easo dependerá mucho de que se logre retirar el expediente de 96 despidos que amenaza a un total de 358 empleados. "Si debilitan a la plantilla, los que se van se irán mal y los que se quedan sufrirán una peor situación". Son palabras de la trabajadora y delegada sindical de CC.OO., Maribel Gracia, que considera primordial, para empezar a negociar, la retirada de la lista con nombres y apellidos que presentó la empresa el 24 de noviembre. "Hay que pensar que en la lista de despidos estamos todos porque si no nos jugamos el porvenir".

Lo dice esta empleada, que lleva 25 años y medio, desde julio de 1983, en la cadena de producción de esta fábrica de bollería industrial ubicada en Malpica. Y la respaldan sus compañeros de OSTA, Miguel Sánchez, que pertenece a la plantilla de La Bella Easo desde hace 26 años; el presidente del comité de empresa, también de OSTA, Alfredo Molina, que trabaja hace 14 años para la firma; Jesús Sansans, secretario de CC.OO. en el comité, empleado en la empresa desde hace 15 años; el delegado de UGT, Carlos Caldevilla, desde hace 23 y Javier Paesa, también de UGT, desde hace 20.

Aunque reconocen que a los trabajadores nominados al despido les resulta difícil olvidarse de la lista, la decisión de rechazarla para poder empezar a negociar con la empresa fue aprobada ayer mayoritariamente por los más de 230 trabajadores que participaron en la asamblea convocada por el comité. Una reunión en la que se propuso también y se aprobó por unanimidad pedir la dimisión de la dirección al entender que la bajada de ventas y la subida del precio de las materias primas no justifican la presentación de un ERE.

"Las pérdidas económicas no son derivadas de la actividad de La Bella Easo sino de los contratos ruinosos firmados por la casa madre, el grupo italiano Barilla, que la compró en 2002", afirmó Sánchez. "La planta zaragozana no hubiera tenido pérdidas si no fuera porque está soportando toda la estructura de marketing del grupo y los anuncios de los productos Barilla", apuntó Molina. Por eso, han pedido a la dirección la separación de las cuentas de La Bella Easo y Barilla.

Según Gracia, "los argumentos que emplea la dirección para presentar el ERE son falsos y lo único que busca es rebajar las condiciones del convenio y reducir la plantilla". En opinión de Carlos Caldevilla, "es el primer paso para convertir La Bella Easo en un mero distribuidor de los productos italianos", sacrificando incluso la calidad. En este sentido, el comité recuerda que en abril de este año, la Bella Easo obtuvo del Gobierno de Aragón el Premio PILOT a la Excelencia Logística. Y por tanto, no entienden que la dirección ahora pretenda echar a la calle al 90% del personal que trabaja en logística y al 50% del que está en el área de calidad. Lo que buscan, según Sánchez, es externalizar estos servicios, pasándose por alto el convenio vigente que prohibe la subcontratación.

"La empresa está jugando a la guerra de nervios. Por eso, ha presentado una lista de despedidos, que no atiende a ningún criterio lógico", criticó Gracia. De ahí, que lo primordial para el comité sea que la dirección retire esa lista que califican de "chantaje" y que ningún trabajador tenga que marcharse de manera forzosa. A cambio, proponen incentivar la salida de voluntarios sin tope de mensualidades y apostar por las prejubilaciones. Después, según el comité, cuando la dirección presente un plan de viabilidad, se podrá aplicar el ERE pero sin ser de extinción sino de suspensión.

"La gestión pésima de la actual dirección nos ha llevado a esto", reiteró Sánchez. "Han perdido las exportaciones, no quieren hacer marcas blancas, desde hace ocho años no invierten en nuevos productos y ahora se lo quieren hacer pagar a la plantilla", indicó Molina. Por si fuera poco, apuntó Gracia, "la tendencia es a engrosar el número de directivos, por cada 2,5 trabajadores hay 1 jefe. Así es difícil ser competitivo".

Etiquetas