Despliega el menú
Economía
Suscríbete

EMPRESAS

La incertidumbre planea sobre las inversiones aragonesas del grupo

La compañía apunta que la solicitud de suspensión de pagos afecta solo a la empresa Nozar Inmobiliaria y recuerda que Panticosa Resort y Enate son sociedades diferentes

El concurso de acreedores de Nozar instado por Avalatransa "no afecta a las inversiones en Aragón", aseguraron ayer fuentes del grupo inmobiliario. "Son sociedades anónimas distintas" y el proceso "solo se refiere a Nozar Inmobiliario y no tiene nada que ver con Panticosa Resort, ni con Enate ni con ninguna de las empresas que funcionan en la comunidad", aclararon las citadas fuentes, que añadieron que la suspensión de pagos solicitada "en absoluto modifica las previsiones" para el resto de sus líneas de negocio.

No obstante, la incertidumbre planea sobre varios de los proyectos puestos en marcha por el grupo que preside Luis Nozaleda en territorio aragonés, particularmente en Huesca. Es en esta provincia donde se concentran algunas de sus principales apuestas en distintos sectores económicos, vinculadas sobre todo al turismo y la enología.

Sin duda, el proyecto estrella de Nozar en el Alto Aragón ha sido en los últimos años la rehabilitación integral del balneario de Panticosa y su transformación en un complejo turístico de lujo. Actualmente funcionan el Gran Hotel, el hotel Continental, los restaurantes, el Casino y el Palacio Termal. Pero las actuaciones realizadas quedan ensombrecidas por las que han quedado paralizadas y sin fecha para su reanudación, algo que ayer reconoció Nozar y que era ya evidente hace un año.

Una de esas obras es el aparcamiento para visitantes, con capacidad para 650 turismos y 15 autobuses, y que se divide en dos zonas, una de las cuales está en funcionamiento desde agosto. El centro de alto rendimiento, un hotel para deportistas con 22 habitaciones, se encuentra casi finalizado, y tampoco se ha terminado el aparthotel que incluía 44 apartamentos. Lo que aún no se ha comenzado a construir es el centro de ocio, diseñado por Rafael Moneo, en el que se proyectó un supermercado, un centro de convenciones, restaurantes temáticos, discoteca y salas de reuniones. También se diseñó una pista de hielo en la cubierta.

Como reconocía hace unos meses un empresario del Alto Gállego, "les ha faltado un año al mismo ritmo que llevaban" para poder rematar una obra faraónica en la que se han invertido unos 60 millones de euros. En el valle, ya nadie aspira a que las moles de hormigón que salpican un entorno de gran belleza se conviertan finalmente en edificios, solo a que se obligue a la constructora a minimizar el impacto paisajístico.

Impacto socioeconómico

Otro impacto, el socioeconómico, ha dejado herido el complejo en los últimos meses. El pasado de diciembre, la empresa propietaria, Aguas de Panticosa, presentó un ERE que afectaba a 192 de los 313 trabajadores, con 165 despidos y 27 empleados que pasarán a ser fijos discontinuos o con jornada parcial. En el expediente se incluía tanto el personal de los hoteles del balneario como el del establecimiento de cuatro estrellas del golf de Las Margas, en Sabiñánigo, vinculado a una urbanización de 2.000 viviendas. Allí se sigue trabajando, si bien el ritmo es mucho menor que hace unos meses.

Aunque desde Nozar no pudieron confirmar este dato, ayer mismo varios operarios daban los últimos retoques a las viviendas aún por entregar. No obstante, parece poco probable que, una vez concluida la actual fase, se inicie la siguiente.

La reducción de la plantilla de Aguas de Panticosa era una de las condiciones que en su día puso la cadena internacional Vincci Hoteles para asumir la explotación de los tres establecimientos, que de hecho ya los gestiona desde hace meses.

Ayer, algunos trabajadores mostraron su "sorpresa" por la solicitud hecha por un acreedor para declarar a Nozar en concurso de acreedores, aunque a otros no les extrañó, después de todo lo ocurrido en el último año.

Menos sobresaltos ha vivido, al menos hasta ahora, otra de las grandes inversiones de Nozar en la provincia oscense, las bodegas Enate, incluidas en la Denominación de Origen Somontano. Las instalaciones, ubicadas en Salas Bajas, llevan funcionando más de 15 años. La actividad continúa "sin novedad", informaron ayer fuentes del grupo.

Etiquetas