Economía
Suscríbete

CAJAS DE AHORROS

La CAI ganó 10 millones hasta junio manteniendo su ratio de solvencia

La caja de ahorros redujo ligeramente su actividad durante el primer semestre, debido a la caída de la inversión crediticia.

Sede central de Caja Inmaculada, en el Paseo Independencia.
La CAI ganó 10 millones hasta junio manteniendo su ratio de solvencia
HERALDO

Caja Inmaculada (CAI) reforzó su solidez patrimonial, liquidez y gestión en el primer semestre del año, "en una débil coyuntura económica y adversas condiciones para el negocio financiero, con bajos tipos de interés", según reflejó la entidad financiera en la nota de prensa en la que dio ayer cuenta de sus resultados hasta junio.

La CAI destacó que los fondos propios alcanzaron 863 millones de euros, que representaron el 7,54% del saldo del activo del balance; asimismo, hizo hincapié en que el coeficiente de recursos propios alcanzó el 12,43% y el 'core capital', el 8,64%, tras aumentar 0,15 puntos en el semestre.

Menos actividad

En cuanto a la actividad financiera propiamente dicha, la caja de ahorros explicó en su nota que los depósitos de clientes crecieron el 1% en variación interanual, hasta alcanzar un saldo de 8.881 millones de euros, "destacando el crecimiento en las imposiciones a plazo y, en desintermediación, los planes de previsión", dijo. Asimismo, en el primer semestre del año, se formalizaron operaciones de crédito por importe de 1.120 millones de euros. El saldo de inversión crediticia se situó en 8.516 millones de euros, un 3% inferior respecto al mismo periodo del anterior, "debido -apuntó- a la baja demanda de financiación por parte de familias y empresas". Esto explicó que en el conjunto del semestre el negocio total fuera algo menor al de hace un año: 21.035 millones de euros, un 1% menos.

La ratio de créditos dudosos se redujo 0,05 puntos respecto al primer trimestre y se situó en el 4,78% "por debajo de la media de las cajas de ahorros y bancos (5,50%)", recordó la entidad. En términos absolutos, la morosidad descendió 7 millones de euros respecto al dato registrado a finales de 2009. La cobertura de dudosos fue del 52%, en línea con los indicadores del sector de cajas de ahorros.

El activo del balance fue de 11.444 millones de euros, con una variación absoluta interanual de 264 millones de euros, un 2% en términos relativos. Los gastos de explotación se redujeron un 2%, "continuando el proceso de optimización de la estructura productiva y de distribución comercial", explicó la caja. La ratio de eficiencia se situó en el 53%.

El semestre finalizó con un beneficio después de impuestos de 10 millones de euros, un 66% menores que el registrado en idéntico periodo de 2009. La caja destinó 44 millones de euros a provisiones, con el objetivo -explica la entidad- de "incrementar significativamente todas las coberturas de sus riesgos y reforzar aún más la fortaleza de su balance".

Por último, la CAI recordó que la Obra Social cuenta en 2010 con un presupuesto de 18,7 millones de euros, de los que 9 millones proceden del 50% del resultado del ejercicio 2009.

Etiquetas