Despliega el menú
Economía

EMPRESAS

Hispano Carrocera vende a TATA sus instalaciones para ganar liquidez

El grupo indio del motor compra los terrenos y las construcciones de La Cartuja y, por otro lado, sitúa en el centro de Zaragoza la sede central de la compañía en España.

La empresa zaragozana Hispano Carrocera se ha apoyado de nuevo en su socio indio TATA Motors (propietario del 21% de la firma aragonesa y con un opción de compra del 79% restante) para resolver sus problemas de liquidez y afrontar en condiciones retos como la necesidad de materializar inversiones y la apertura de nuevos mercados. Hispano ha vendido a TATA sus instalaciones de La Cartuja (el solar y los edificios), lo que supone -según precisaron ayer fuentes de la empresa- una inyección de fondos "encaminados a reforzar su actividad en el desarrollo e innovación tecnológica, en la disposición de más recursos para la apertura de mercados potenciales y para inversiones en capital planificadas por la compañía".

La operación de adquisición de los activos de Hispano por TATA, denominada de 'sales and leaseback', se une a la decisión del grupo indio de ubicar en Zaragoza -en un edificio del centro de la ciudad, en la calle Bolonia- la sede central de su filial española (TATA Motors España), desde donde se coordinarán las "acciones estratégicas" de la multinacional asiática en nuestro país, según las mismas fuentes. Al frente de la subsidiaria de TATA Motors estará Manchi Raja Rao, que lleva ya un tiempor en la capital aragonesa.

Telcon, al margen

Entre las citadas acciones futuras de TATA en España se incluyen, añadieron las fuentes, las vinculadas a Hispano Carrocera, pero no las de las empresas aragonesas Serviplem Baryval y Comoplesa Lebrero, adquridas ambas (aunque los socios locales conservan paquetes minoritarios) en fechas recientes por Telcon, especializada en la fabricación, comercialización y servicio postventa de maquinaria de obras públicas, movimiento de tierras y minería y en la que TATA Motors es mayoritaria.

Bergé Automoción

TATA Motors aterrizó en Aragón en marzo de 2005, al llegar a un acuerdo para hacerse con el 21% de Hispano Carrocera y para ejercer una opción de compra que le permitirá llegar al 100% y que previsiblemente se materializará. Los vehículos que fabrica la compañía india ya eran distribuidos antes en España -desde 1994- por la firma Nisho Motors, que fue adquirida por Bergé Automoción en diciembre de 2005. Fuentes de Hispano indicaron ayer que Bergé seguirá comercializando los vehículos de TATA, ya que esta actividad no será asumida por la nueva filial española del grupo indio.

TATA es un amplio conglomerado de empresas de muy diversos sectores que representa, por sí misma, el 3,2% del Producto Interior Bruto (PIB) de ese gigantesco continente que es la India. Sus compañías, entre ellas la cada vez más grande TATA Motors, operan en 80 países y dan trabajo a cerca de 300.000 personas.

TATA Motors ha adquirido gran notoriedad este año con la presentación, en enero pasado, del denominado "coche del pueblo", el Nano, que saldrá al mercado al precio de 1.700 euros. Después, hace cerca de un mes, la compañía india adquirió a Ford Motor Company las firmas automovilísticas de alta gama Jaguar y Land Rover.

Hispano Carrocera, por su parte, es una veterana empresa aragonesa que ha pasado por todo tipo de altibajos. Sus fábricas de La Cartuja (Zaragoza) y Casablanca (Marruecos) le convierten en uno de los fabricantes de carrocerías de autobuses y autocares con gran peso en Europa y el norte de África. Con más de 350 trabajadores en Aragón, la empresa exporta más del 50% de su producción a cerca de 60 países de todo el mundo. La entrada de TATA en su accionariado ha sido decisiva para garantizar su continuidad, aunque la integración de las culturas de ambas empresas ha costado lo suyo.

Etiquetas