Despliega el menú
Economía

RELEVO AL FRENTE DE LA CAJA

El nuevo director general de la CAI dice que el mantenimiento de la caja en solitario es la "primera opción"

Luis Miguel Carrasco ha recalcado que se estudiará con rigor si un Sistema Institucional de Protección (SIP) es una oportunidad o una necesidad, y se tomará la mejor decisión para la entidad.

Luis Miguel Carrasco
El nuevo director general de la CAI dice que el mantenimiento de la caja en solitario es la "primera opción"
EFE

El nuevo director general de Caja Inmaculada (CAI), Luis Miguel Carrasco, ha afirmado que el mantenimiento de la caja en solitario es la "primera opción" de la entidad, aunque estudiará con rigor si un Sistema Institucional de Protección (SIP) es una oportunidad o una necesidad.

Así lo ha destacado en su primera comparecencia ante los medios de comunicación tras su nombramiento como nuevo director general de la entidad por el consejo de administración, por unanimidad, acompañado por el presidente de CAI, Antonio Aznar, y el director general adjunto de la caja, Juan Antonio García Toledo.

Carrasco ha subrayado que la caja va a estudiar de forma seria y rigurosa qué perspectivas tiene en solitario, porque esa es "la primera opción", pero el SIP con Caja Rioja y Caja Insular de Canarias, ha agregado, es una fórmula en marcha que se va a retomar, analizando esa posibilidad estratégica y toda la información disponible, con reuniones con todas las partes.

"Seguramente que viables lo somos", pero lo que hay que determinar es si es peor o mejor "ir acompañados", ha apuntado el presidente de CAI, que hasta este lunes era el responsable de la consultora Deloitte en Aragón y La Rioja.

Carrasco ha recalcado que se tomará la mejor decisión para la entidad, que no gestiona una situación de crisis y que está en mejor posición que la media en solvencia, liquidez y tasa de morosidad.

En ese aspecto, ha comentado que el Banco de España, que está haciendo un papel "encomiable" de supervisión, ha recomendado a las cajas que estudien posibles medidas de protección, como es el SIP, pero la CAI, ha insistido, va a explorar "otras vías" para evaluar si es una necesidad o una oportunidad.

"A día de hoy, el enfoque es este" y "no hay ninguna conclusión", ha subrayado Carrasco, quien ha hecho hincapié en que todos en la caja estarían "tremendamente felices" si se pudiera mantener al máximo posible la identidad de la caja.

En ese sentido, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad en torno al SIP porque "no deja de ser un centro de servicios" que permite mantener a la caja su identidad, sus órganos de gestión, su estrategia y su Obra Social.

Además, ha recordado que con ambas entidades la CAI comparte ya la plataforma tecnológica y operativa ATCA (Asociación Técnica de Cajas de Ahorros) por lo que "parece razonable", ha dicho, analizar si tiene sentido compartir algún otro servicio.

Ha destacado que ante la situación que vive el sector, CAI ha hecho un "ejercicio de responsabilidad" al encargar a Deloitte un estudio económico-financiero que estará a final de mes, sobre otras posibles vías a la alianza y, una vez analizado "con todo el rigor", se tomará "la mejor decisión", con el único plazo de que si existe una oportunidad no se pierda y si hay riesgos no se materialicen.

 

Analizar los riesgos

Como gestor, ha agregado, su obligación es analizar todos los riesgos que existen y empezar a tomar decisiones en lo que sea necesario, adoptando las medidas que permitan anticipar problemas en el futuro y reaccionar con "celeridad y contundencia ante los riesgos", si bien ha insistido en que la caja está mejor que la media en solvencia, liquidez y tasa de morosidad.

Además, en el proceso de reestructuración de las cajas y su concentración en marcha, ha reconocido que le gustaría ver a la CAI tal y como la ve hoy, porque el objetivo de la entidad no es ser la caja más rentable de España.

Aznar, por su parte, ha subrayado que el consejo aún no ha marcado una hoja de ruta a Carrasco, que se ha incorporado hoy mismo a la entidad, pero las directrices para este año son las acordadas por la asamblea de la CAI el pasado mes de octubre y, en el caso de que hubiera que hacer modificaciones, se someterían a la decisión del consejo y la asamblea.

"Que entre un director general nuevo no tiene que hacer virar radicalmente el rumbo que tiene la entidad", ha agregado Carrasco, quien ha asegurado que va a contar con el equipo directivo de la entidad y no prevé hacer "cambios bruscos", aunque sí algunos "ajustes", con la incorporación de alguna persona de "extrema confianza".

Por otra parte, ha revelado que mantuvo una reunión con los representantes sindicales de la entidad, que se oponen al SIP, y que fue "tremendamente positiva", porque todos mostraron "ganas de contribuir al buen fin de la entidad".

Al respecto, ha avanzado que se mantendrán una serie de encuentros para que haya "un flujo de comunicación cordial" en el que puedan aportar sus ideas.

En cuanto al nombramiento de Carrasco, de 37 años, licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Zaragoza y hasta ahora socio director de Deliotte en Aragón y La Rioja, Aznar ha hecho hincapié en que se ha optado por él por su brillante trayectoria profesional, por su conocimiento del sector financiero, de la CAI y de Aragón, y por su personalidad como trabajador "infatigable".

Etiquetas