Despliega el menú
Economía

EMPLEO

El Gobierno no descarta que el paro llegue al 20% tras la pérdida de un millón de empleos

El 2009 cerró con la mayor tasa en 12 años, 4,3 millones de parados y 1,2 millones de hogares sin ninguna nómina

zaragoza. El año 2009 pasará a la historia como uno de los peores para el mercado laboral pese a que en el tercer trimestre dio un respiro con 14.100 desempleados menos. El ejercicio terminó con 1.118.600 parados más, alguno menos que en 2008, y 1.210.800 empleos destruidos, el doble de los desaparecidos 12 meses antes y el mayor descenso de la historia del indicador que comenzó a elaborase en 1976. Nunca antes había habido tantos desocupados, el total se elevó a 4.326.500 personas. Poco se notaron las medidas anticrisis aplicadas por el Gobierno. Y, el principal problema, es que 2010 no tiene apariencia de ser mejor.

A lo largo de 2009 hubo 392.800 familias invadidas por el drama laboral al quedarse con todos sus miembros en paro. Así, los hogares sin ocupados se elevaron a 1.220.000. Este punto negro supone el 7% del total.

El ritmo al que se deteriora el mercado laboral deja obsoletas las previsiones oficiales. Es muy difícil que el ejercicio termine con la tasa de paro pronosticada del 19% (media anual), cuando ha empezado con un 18,83%, porcentaje casi cinco puntos superior a la del ejercicio anterior y el más alto desde el primer trimestre de 1998. La evidencia es tal, que el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, tuvo que admitir que la tasa puede llegar en 2010 al 20%, aunque remarcó que será "una situación puntual".

Los datos figuran en la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al cuarto trimestre de 2009, único documento válido para las comparaciones europeas que no recoge ni un solo resultado que permita cierto respiro. Todo empeora. El martes se conocerá la evolución del paro en los Servicios Públicos de Empleo en enero. El propio ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, da por seguro que habrá más de 100.000 parados más.

La EPA también refleja que la peor parte del desempleo se la llevaron los hombres. Su paro subió en 703.700 personas y sus puestos de trabajo bajaron en 900.000. El deterioro del mercado femenino fue menor. La desocupación subió en 415.000 trabajadoras y las colocaciones destruidas se quedaron en 310.800.

Extranjeros y temporales

Dentro de los hombres, los más perjudicados fueron los españoles de entre 25 y 54 años con un contrato temporal. El pasado ejercicio dejó 821.900 parados autóctonos y 296.800 desempleados inmigrantes más. La tasa de desocupación entre la población española se quedó en el 16,80%, mientras que se disparó entre los extranjeros, que llegó casi al 30%.

Alrededor de 394.400 autónomos tuvieron que cerrar su negocio y 815.500 asalariados perdieron su trabajo. Entre estos últimos, la mayor desaparición, de 668.000 empleos se produjo en los contratos temporales.

En el capítulo de generación de parados, el primer puesto porcentual fue para la agricultura con una subida del 29,38% y 43.800 desocupados nuevos, pero dadas las características del tejido productivo español, los servicios, con un aumento del 23,28%, provocaron más desempleo. Dejaron en la calle a 267.100 personas. El incremento en la construcción fue del 5,08% y 29.700 personas.

La industria, lejos de tomar el relevo como motor de la economía del país, también tuvo su revés. El paro aumento en este sector un 13,66% con 39.300 parados más.

El grupo con menos esperanza de futuro es el de los parados de larga duración que perdieron su empleo hace más de un año. En 2009, el colectivo se incrementó un 87,21%, con 688.100 desocupados más.

En el último trimestre de 2009 el paro subió un 5% y generó 203.200 desempleados más. Este periodo siempre es negativo desde que la confección de la EPA fue modificada en 2005. Y, precisamente, es el que se apunta de referencia para la recuperación del empleo en 2010. La pérdida de colocaciones fue del 1,19% y en 224.200 puestos.

Etiquetas